Tras la intención de calentar los ambientes del hogar por la llegada de las bajas temperaturas, suele producirse intoxicación por monóxido de carbono, la cual se puede prevenir conociendo los síntomas y siguiendo consejos simples para proteger la vida de nuestras familias.monoxido 00 (1)

El Ministro de Salud, Mario Fiad, en el marco de una campaña preventiva de invierno busca proteger la salud de las familias con recomendaciones que comprenden simples cambios en sus acciones cotidianas, “desde la vacunación antigripal, pasando por el lavado frecuente de manos y con el conocimiento de la toxicidad de la combustión queremos llegar a prevenir enfermedades y accidentes para transitar la estación invernal de forma saludable”.

El monóxido de carbono es un gas que se produce por la combustión incompleta de la leña, carbón, kerosene, alcohol, nafta e incluso el gas natural y al ser invisible e inoloro y no causar irritación, envenena sin ser percibido por las personas que lo inhalan.

Al ingresar al cuerpo reemplaza al oxígeno en el torrente sanguíneo y en consecuencia afecta al corazón y el cerebro.

Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores e individuos que habitan en zonas de gran altitud.

El envenenamiento puede producir dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, acompañados de cansancio, letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales, convulsiones, estado de coma.

Resulta vital que ante los primeros síntomas se pueda ventilar el ambiente y apagar los artefactos con gas, posteriormente acudir al centro de salud u hospital más cercano y en caso de urgencia comunicarse con el Servicio de Emergencias Médicas (SAME) 107.