El Gobierno provincial frente al anuncio de paro por tiempo indeterminado, a partir del día lunes 24, definido por dirigentes y trabajadores del Ingenio La Esperanza, fijó su posición e hizo algunas reflexiones sobre el tema través de los Ministros de Desarrollo Económico y Producción, Juan Carlos Abud Robles y de Trabajo, Jorge Cabana Fusz.

Conferencia de prensa Ingenio La Esperanza
Conferencia de prensa Ingenio

El principal cuestionamiento, realizado por la dirigencia gremial es que se haya planteado la posibilidad de venta del Ingenio La Esperanza, la que está ligada a los nuevos inversores y el pase de una planta de personal de 600 empleados. Ante ello, el gobierno había establecido un programa de retiro y jubilación para todos los trabajadores que así lo desearan y a la vez, ha garantizado que ningún empleado quede sin fuente laboral.

Reiteraron que el Gobierno provincial ha establecido planes para los que se retiran, también planes de viviendas y se les ha ofrecido trabajo en el ámbito de la administración pública.

Adelantaron que a la fecha se han jubilado trescientos empleados, otros cuarenta pasaron a la órbita provincial y ya están cobrando sus haberes desde el mes de enero con el correspondiente beneficio social.

También recordaron que el Gobierno provincial hizo aportes importantes: el año anterior aportó 500 millones de pesos y en lo que va del 2017 ha invertido unos 300 millones, con lo que se hicieron algunos ajuste en el funcionamiento e inversiones, tanto en campo y en fábrica, para poder entregar al inversor con el mejor funcionamiento posible.

La decisión del Sindicado de convocar a un paro por tiempo indeterminado, “nos parece totalmente irresponsable”, dijo el ministro Abud Robles, porque “pone en riesgo la posibilidad de entregar el Ingenio a un inversor que tiene todo un programa de desarrollo, toda una propuesta y que puede darle una salida definitiva y ganadora para toda la región, en la cual haya una inversión de 350 millones de dólares en esta actividad y todas las actividades conexas y cierre definitivamente la incertidumbre de esta quiebra que lleva cuarenta años sin solución”.

El ministro Cabana Fusz, adelantó que desde su Ministerio “se dictó la conciliación obligatoria correspondiente, por lo que deberá ser acatada y si así no lo hicieren, el sindicato será plausible de las sanciones establecidas por ley”.

También advirtieron que la falta de funcionamiento y de producción, va a ocasionar la falta de pago de los salarios de los empleados que no puedan trabajar. “Si el ingenio no produce, el Gobierno no está en condiciones de hacer frente a los sueldos y salarios”, por la falta de funcionamiento y además “esto va a llevar a la liquidación que, creo es lo que quiere el sindicato impulsado por algunos grupos políticos”, dijo el ministro Robles.

Asimismo, aseguró que esto “no le hace bien a la sociedad y se perderá una oportunidad histórica en el que se avizora un ciclo de crecimiento tanto en el azúcar como en el alcohol, siendo una gran oportunidad para el desarrollo de toda la región de San Pedro de Jujuy”, concluyó el titular de la Cartera productiva.