Se concretaron las XIII Jornadas Argentina Sustentable, en la provincia de Salta, organizadas por la revista Futuro Sustentable, con la intención de reflexionar en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pensando en la agenda hacia 2030, la sustentabilidad en la industria del NOA, las políticas públicas en la gestión integral de los residuos, y la implementación de energías alternativas en el norte del país.

Se concretaron las XIII Jornadas Argentina Sustentable, en la provincia de Salta, organizadas por la revista Futuro Sustentable.
Se concretaron las XIII Jornadas Argentina Sustentable, en la provincia de Salta, organizadas por la revista Futuro Sustentable.

La actividad contó con la participación de funcionarios nacionales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, y de autoridades de las provincias de Jujuy, Salta, Santiago del Estero, y Tucumán; así como de referentes del ámbito industrial y representantes de empresas nacionales e internacionales.

En la oportunidad, en su calidad de Ministra de Ambiente de Jujuy pero también como presidenta del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), María Inés Zigarán, compartió el panel de apertura de las Jornadas junto al Secretario de Medio Ambiente de Tucumán, Alfredo Montalván; el jefe del programa de RSU de la Secretaría de Ambiente de Salta, Sebastián Diez Gómez; y al Secretario de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Thierry Decoud.

Durante su intervención la ministra jujeña agradeció nuevamente la convocatoria, ya que el año pasado participó del encuentro realizado en Tucumán, y valoró asimismo el espacio de las Jornadas como una instancia de intercambio en el marco del debate ambiental que se sostiene en el tiempo y donde se comparten experiencias y desafíos importantes vinculados a la cuestión ambiental. En el mismo sentido abogó para que las próximas Jornadas, a realizarse en marzo del 2018, puedan concretarse en Jujuy.

En su análisis la funcionaria reflexionó en torno a la importancia estratégica que tiene el sector industrial, en el contexto del proyecto de desarrollo nacional y particularmente en el marco de lo que se lleva adelante en Jujuy y el NOA. “Más allá de las pertenencias políticas de todos los gobiernos, coincidimos en la valoración del aporte que hace la industria a la renta nacional, en materia de generación de riqueza y creación de empleo genuino”, ponderó.

Por otro lado, en varios pasajes de sus declaraciones se refirió a la importancia de incorporar y sostener las dimensiones social y ambiental, además de la económica, en el desarrollo industrial. “Cualquier proyecto de desarrollo –dijo- debe incluir la triple dimensión de la sostenibilidad: la inclusión social, el crecimiento económico, y el cuidado del ambiente. Ningún proyecto de desarrollo puede escindirse de la faceta de la sostenibilidad ambiental y el cuidado del ambiente y de los recursos naturales, porque se vuelve inviable”.

Desafíos pendientes

No obstante reconocer los avances vinculados con la sostenibilidad económica y social de la actividad industrial, Zigarán precisó que “hay una faceta que es la de la sostenibilidad ambiental en la que muchas industrias han comenzado a trabajar y tienen prácticas concretas de mejoras de la gestión, pero todavía hay desafíos pendientes de muchas de las empresas para mejorar la labor que desarrollan en esa perspectiva”.

En este sentido describió que hay deudas vinculadas con: el tratamiento de los residuos que generan las diversas cadenas de la industria, el tratamiento de las aguas, el tratamiento de los efluentes, la eficiencia energética, la incorporación de energía renovable, la necesidad de mudar a una matriz energética que vaya prescindiendo de los combustibles fósiles, la necesidad de avanzar en procesos de eficiencia energética al interior de cada una de las industrias (sobre todo de control de la contaminación y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero).

También se refirió a otro de los desafíos vinculados con la industria y la sostenibilidad que tiene que ver con la necesidad de reducir la brecha que existe entre la realidad y el marco normativo que rige la actividad industrial, esto es los avances de reconocimiento del derecho ambiental. “Todavía hay distancia entre lo que dice la normativa y lo que sucede al interior de las industrias, y el estado por supuesto que tiene en ese contexto la responsabilidad de generar las condiciones para acortar esa brecha, mejorando los procesos de fiscalización, generando condiciones para que haya inversión, para que se invierta en tecnología limpia, para que la producción sea cada vez más sustentable”, declaró la funcionaria.

Un escenario alentador y el rol del estado

La presidenta del COFEMA destacó que en la actualidad hay un escenario de política internacional y nacional propicio para que las industrias puedan invertir en componentes que hagan posible un desarrollo sostenible, recordando que tanto los gobiernos como la sociedad civil y las empresas, el sector privado particularmente, han sido convocados por la Organización de las Naciones Unidas en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Finalmente planteó el por qué de la importancia de la sostenibilidad ambiental: “entre otras cuestiones –analizó- porque no puede haber una industria que genere riqueza en un contexto en el que además promueva la pobreza”.

“Una de las dimensiones de la pobreza es la degradación ambiental, entonces no es posible concebir empresas, industrias, que generen impacto sobre el entorno a partir de una gestión deficiente de sus procesos o de una carga del ecosistema, o de una actitud extractivista sin compensación que genere un desequilibrio ambiental”, concluyó.

La actividad contó con la participación de funcionarios nacionales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, y de autoridades de las provincias de Jujuy, Salta, Santiago del Estero, y Tucumán.
La actividad contó con la participación de funcionarios nacionales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, y de autoridades de las provincias de Jujuy, Salta, Santiago del Estero, y Tucumán.