El Ministerio de Salud, a través del Proyecto Funciones Esenciales de Salud Pública (FESP), entregó un otoemisor que permite fortalecer el programa de detección temprana de la hipoacusia, así como un microscopio para el laboratorio central que permitirá agilizar el estudio de diferentes muestras para diagnosticar algún tipo de enfermedad.

Autoridades de la Secretaria de Planificación, FESP y Maternidad e Infancia en la entrega del Otoemisor
Autoridades de la Secretaría de Planificación, FESP y Maternidad e Infancia en la entrega del otoemisor.

El secretario de Planificación y Políticas Sanitarias, Christian Amerise, brindó detalles sobre los equipos adquiridos en la oportunidad, “con el programa FESP trabajamos de forma articulada, para determinar las prioridades de diferentes áreas de nivel central a fin de fortalecerlas con equipamiento y que a su vez tengan un impacto en terreno en las respectivas áreas programáticas”

Sobre el equipamiento explicó que se trata de un otoemisor entregado al Programa Provincial de Detección Temprana de la Hipoacusia, además marcó que funcionará como equipo auxiliar, puesto que al ser aparatos  muy costosos usados frecuentemente tienden a dañarse o necesitar recambio en alguno de sus componentes por ello y, a fin de no retrasar las atenciones y diagnósticos, el equipo en cuestión se utilizará de reemplazo hasta tanto sea reparado.

Por su parte, el director de Maternidad e Infancia, Antonio Buljubasich, se refirió a la importancia del Programa Provincial de Detección Precoz de la Hipoacusia, “es vital que un recién nacidos reciba un screnning (estudio de hipoacusia) lo antes posible dentro del primer mes de vida, puesto que si existiese cualquier déficit de audición en ese periodo, es más fácil de corregir o tratarlo en un futuro”.

Sostuvo que en la actualidad todos los hospitales de segundo nivel de Jujuy, es decir aquellos que tienen maternidades, cuentan con otoemisores para diagnóstico de la hipoacusia en bebes recién nacidos, además ratificó la importancia del equipo actual pues permitirá seguir desarrollando las tareas en forma eficiente.

La titular del proyecto, Marina Giordana, explicó el fin del FESP marcando que busca mejorar y fortalecer otros programas y equipos de salud, detalló que el otoemisor tiene un costo de 100 mil pesos y agregó que se entregaron, además, 15 freezer para ser distribuidos en diferentes vacunatorios y un microscopio binocular al laboratorio central, además de mobiliario a municipios saludables y equipamiento informático.