El Ministro de Salud, Gustavo Bouhid, se reunió con el Fiscal General de la Acusación, y los responsables del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar, de Maternidad e Infancia y Atención Primaria de la Salud, para trabajar el protocolo de atención a víctimas de abuso sexual infantil. La idea es que todas las áreas programáticas de salud pública de la provincia unifiquen los procedimientos para la atención de niñas, niños y adolescentes que acuden a hospitales y centros de salud con indicios de lesiones causadas por violencia sexual.

DSC_1193
Responsable del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar Roberto Pizzolini disertando.

La elaboración del protocolo es una acción que se viene realizando a través de la coordinación entre las áreas del Ministerio de Salud y el Poder Judicial, a las que se sumará por expreso pedido del Dr. Bouhid, la articulación con los ministerios de Educación y de Seguridad. “Este es un proyecto que requiere el conocimiento y la participación de varios actores que están en contacto con niños y adolescentes y que tienen a cargo su cuidado. El trabajo transversal es fundamental porque es una responsabilidad de toda la comunidad”, manifestó el funcionario.

Por su parte, el responsable del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar, Roberto Pizzolini, dijo que el protocolo para los equipos de salud pública es fundamental debido a que son los hospitales y centros sanitarios quienes reciben los casos de violencia sexual.  “La víctima tiene que recibir el tratamiento que se merece y el médico debe saber que tiene dos actividades, una asistencial y otra investigativa y secundaria de la que no debe desligar su responsabilidad como auxiliar de la justicia. Esto es, estar preparado para recolectar las pruebas que puedan llegar a reconocer al agresor de las víctimas”, afirmó.

Las causas más frecuentes de abuso sexual infantil son las intrafamiliares, los agresores por lo general son personas que las víctimas conocen y por lo tanto, abusan de su relación de confianza. La mayoría de las veces cuando se presentan las denuncias el abuso físico y/o psicológico ya tiene larga data porque son hechos crónicos que se suelen mantener en secreto por largo tiempo y que salen a la luz por alguna crisis familiar. “Si un niño, niña o adolescente ha sufrido abuso extra o intrafamiliar es como si le pegaran un tiro de bala en la cabeza porque desmorona la psiquis de la criatura y deja secuelas gravísimas además de las físicas, las consecuencias pueden incluso llegar a la muerte”, finalizó Pizzolini.

En caso de abuso sexual a niños, niñas y adolescentes, dirigirse al Hospital Materno Infantil Dr. Héctor Quintana o cualquier Hospital Regional. Para contención o asesoramiento, también se puede llamar a la línea 102 de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia.

En caso de sufrir alguna situación de violencia familiar dirigirse al Hospital San Roque al Consultorio Nº 17 de Atención de Situación de Violencia en el horario de 8 a 13 hs.

DSC_1196
El Ministro de Salud, Dr. Gustavo Bouhid junto a funcionarios trabajando en el protocolo.