Acceso igualitario a la tierra y la vivienda por vías de la relación transparente entre ciudadanía y Estado, sin mediadores, y servicios básicos asegurados es lo que destacó el ministro Jorge Rizzotti de los dos años desde el inicio de la actual gestión, a fines de 2015, en materia de ordenamiento territorial y vivienda.

El Sistema de Transparencia para la Adjudicación, entre otras acciones que suman a la institucionalidad, ya cuenta a 1215 familias como preadjudicatarias de lotes en regla y con servicios básicos.
El Sistema de Transparencia para la Adjudicación, entre otras acciones que suman a la institucionalidad, ya cuenta a 1215 familias preadjudicatarias de lotes en regla y con servicios básicos.
Agua, cloacas, energía eléctrica, alumbrado público, calles enripiadas y planificación del espacio público acompañan a los lotes y viviendas sociales que se preadjudican.
Agua, cloacas, energía eléctrica, alumbrado público, calles enripiadas y planificación del espacio público acompañan a los lotes y viviendas sociales que se preadjudican.

El Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos, Tierra y Vivienda, encaró un proceso de cambio profundo en materia del acceso a la tierra fiscal y a la vivienda, ya sea vivienda social o por demanda libre, superando una etapa en la que el acceso dependía de mediadores como punteros políticos y funcionarios inescrupulosos, o de la usurpación, ilegal y riesgosa.

“Los equipos de Infraestructura, en especial los de su Secretaría de Ordenamiento Territorial y Vivienda, trabajaron desde el inicio en, primero, comunicar a la ciudadanía que la actual gestión de Gobierno se proponía dar fin a la usurpación tanto de tierras como de viviendas sin concluir, lo que dio lugar a dos años de tareas de regularización, relocalizaciones y obras de infraestructura de servicios para las familias que acompañaron el proceso de volver a lo que la ley establece y para los nuevos barrios que planificamos ordenadamente”, recordó el ministro Rizzotti.

“Cuando un ciudadano jujeño pone de manifiesto ante el Estado la necesidad de un lote o una vivienda digna y reúne los requisitos, la ley lo pone en igualdad de condiciones que la ciudadanía en similar situación. El Estado hoy garantiza el acceso de manera legítima y con igualdad de oportunidades: Jujuy Hábitat, primero con su convocatoria a familias que ocupaban viviendas o lotes sin resolución de adjudicación, y luego con sus procesos de regularización y transparencia, logró ese diálogo directo y el mapa real de la situación en Jujuy sobre las necesidades habitacionales de las familias más vulnerables”, enfatizó.

El ministro destacó la implementación de sorteos públicos en el mismo sentido. “Instalar el Sistema de Transparencia para la Adjudicación fue también un trabajo es arduo e implicó no sólo un cambio en la forma de adjudicación, sino concientizar a la población para poder garantizar la transparencia y la equidad, por las que debimos trabajar impidiendo las usurpaciones tanto de lotes como de viviendas, a lo que la ciudadanía nos acompañó: no hay más usurpaciones, ni venta de lotes fiscales, y cuando hubo intentos se resolvió por la vía institucional y con las denuncias pertinentes”, describió.

Resaltó que “con regularización y transparencia, y con el aporte de las áreas de Ordenamiento Territorial, Inmuebles, Regularización Dominial e Infraestructura de Datros Espaciales de Jujuy (IDEJ), en estos dos años logramos la administración del territorio nuevamente en manos del Estado, lo que permite también trabajar para aseguirar calidad de vida digan”. “Hoy, ya sea un lote fiscal que se adjudica o una vivienda social cuentan con todos los servicios básicos, dentro de un barrio planificado, con sus respectivas calles enripiadas, con las medidas reglamentarias, con agua potable, cloacas, servicio eléctrico seguro y alumbrado público”, remarcó Rizzotti y agregó que “hemos invertido  más de $150 millones de pesos para realizar estas obras, con recursos provinciales que hemos destinado para brindar infraestructura a los barrios y terminar loteos en donde ciudadanos jujeños vivían hace años sin servicios básicos”.

En cuando a las viviendas sociales que habían quedado sin terminar, el Ministerio de Infraestructura realizó los re convenios con Nación para iniciar las acciones que permitirán culminar las más de 1800 viviendas, “de las que ya comenzamos a trabajar en las primeras 500 viviendas”, contó el ministro.

Rizzotti quiso también resaltar “el acompañamiento de la cooperativas, que se han puesto dentro del marco de la ley, que se bancarizaron y que permitieron con eso que todos los fondos se otorguen a través de una transferencia bancaria, lo que asegura transparencia e impide manejos fuera de la ley”.

“Hemos terminado con los cheques y el retiro de dinero en entidades bancarias”. “Así venimos trabajando en transparentar la obra pública y el trabajo de nuestras cooperativas para que puedan trabajar de manera digna, sin intermediarios, y  los resultados sean las obras terminadas para los jujeños en cada rincón de la provincia”, cerró.

Para las viviendas que habían quedado sin concluir por desvío de fondos también se asegura infraestructura de servicios y transparencia en la adjudicación.
Para las viviendas que habían quedado sin concluir por desvío de fondos también se asegura infraestructura de servicios y transparencia en la adjudicación.