Los daños provocados en los edificios escolares por el temporal del miércoles pasado fueron relevados por la directora de Mantenimiento de Edificios Escolares del Ministerio de Educación, Miriam Murillo.

El vendaval levantó parte del techo del edificio de la Escuela N° 447 de El Chingo.
El vendaval levantó parte del techo del edificio de la Escuela N° 447 de El Chingo.

Murillo realizó un relevamiento general del edificio del Bachillerato Nº 2, y acompañada por la directora Miriam Baca de Barrales, corroboró el estado de las instalaciones que se inundaron como consecuencia de la tormenta. La funcionaria recomendó  trabajar inmediatamente con las canaletas y piletas de patio para evitar anegamientos, a la vez que tomó nota de los trabajos que se necesitan efectuar para lo cual se elaborarán las correspondientes carpetas técnicas.

La directora también relevó el edificio de la Escuela Nº 447 “República de Italia”, ubicada en el barrio El Chingo, que sufrió la voladura de una parte del techo de una galería por efecto de las ráfagas de viento. Los daños alcanzaron al cielorraso y a los aparatos del sistema de iluminación. El gran volumen de agua caído no pudo ser encauzado por las canaletas que fueron desbordadas.

Las vicedirectoras del establecimiento, Silvia Gerónimo y Natalia Longonbardi, informaron que ante el vendaval, alumnos y docentes aplicaron el protocolo de emergencia, que consistió en primer lugar poner a resguardo a los niños y luego solicitar la ayuda de Defensa Civil y bomberos. Las docentes destacaron  el desenvolvimiento de los alumnos de 7º grado, quienes  siguieron atentamente las indicaciones para esta contingencia.

Murillo indicó que se reemplazarán chapas dañadas en el techo y se reforzará la cubierta con material más seguro.  También solicitó al personal de portería tener más en cuenta la limpieza de canaletas y desagües.

En ambos establecimientos personal de mantenimiento del Ministerio de Educación  ya estaba efectuando trabajos para reparar los daños.