La provincia declaró el alerta sanitario por la falta de producción de vacunas antirrábicas para las personas. Por tal motivo, el Ministerio de Salud recomienda reforzar la vacunación de los animales para prevenir la infección y trabajar en la tenencia responsable de mascotas para convivir en un entorno saludable. Es oportuno recordar que en nuestra provincia desde el 2015 no se registran casos de rabia canina.

IMG-20181026-WA0013

“Desde el Ministerio de Salud entregamos vacunas antirrábicas caninas a todos los municipios de la provincia,  desarrollamos también una campaña de vacunación en áreas de frontera, colaborando entre otros, con el municipio de La Quiaca. A partir de este trabajo en conjunto que llevamos adelante en este momento, no tenemos casos de rabia canina”, explicó Natalia María Rivero Matas, referente del Departamento Provincial de Zoonosis.

Por otra parte, la funcionaria comparó la situación de Jujuy con otras provincias y zonas limítrofes: “la provincia de Salta tuvo un caso de rabia a principio de año, la mayoría de los casos se dan en localidades que están cercanas a Bolivia debido que es un país endémico”, y resaltó que “las enfermedades no conocen fronteras, por ellos es vital elevar las medidas preventivas, siendo la vacunación de los animales la principal”. 

Características de la rabia

Cambios de comportamiento, agresividad, salivación excesiva, imposibilidad de tragar o de beber, pupilas dilatadas, convulsiones, parálisis y muerte, son síntomas de un animal enfermo de rabia, si se detecta alguno de ellos se debe acudir al médico veterinario para una evaluación más precisa. Puede afectar a cualquier tipo de animal de sangre caliente, siendo perros y gatos  los más frecuentes, así como murciélagos hematófagos como los vampiros.

Como principal medida preventiva se destaca la vacunación anual, todos los años de vida en perros y gatos. El animal debe estar adentro del hogar a fin de evitar mordeduras, si sale a la calle debe hacerlo con correa y siempre en presencia del dueño.

En el caso de una mordedura accidental de cualquier animal como perro, gato o murciélago, se debe concurrir inmediatamente al puesto de salud más cercano, si es factible higienizar la herida con agua y jabón durante 10 minutos aprox. Posteriormente se puede hacer la denuncia a la policía si es un animal conocido o desconocido puesto que se debe realizar la búsqueda del animal para hacer la observación durante 10 días.

En las personas los síntomas pueden ser: fiebre, inquietud, dificultad para tragar, dolor de cabeza, sensación de hormigueo en el sitio de mordedura o lamedura, días después de haber sido agredido por un animal.