Durante el receso invernal en la provincia de Córdoba, la Casa realizó mejoras necesarias para el buen funcionamiento de sus espacios.

Se trató de una actividad impulsada por los propios empleados de la institución, a los fines de garantizar el buen uso del lugar y comodidad a los jujeños que acuden a la Casa. Así, durante la segunda semana de julio se realizaron trabajos de pintura y reparación general de puertas y mobiliario. 

“Queremos que aquellos que nos visitan se sientan a gusto en nuestra Casa, que puedan aprovechar el lugar, estando cómodos, y que puedan sumarse a las actividades que estamos realizando a lo largo de este año.” sostuvo al respecto Alberto del Cura, Director de la Casa de Jujuy en Córdoba.

De cara a la segunda mitad del año, el objetivo es seguir mejorando los espacios que se utilizan para la atención al público, así como para el dictado de los diversos talleres que se ofrecen desde la institución.