El pueblo, a 41 kilómetros de San Salvador de Jujuy,  abre la puerta a la Quebrada de Humahuaca, y hoy es un portal renovado, fortalecido y más bello. En 2 años y 8 meses tras que fuera azotado por el alud de agua, lodo y piedra, no cesó el proceso de obra para volverlo un pueblo con seguridad hídrica, viviendas y servicios mejorados y espacios públicos que invitan a visitarlo. En los próximos días, decenas de familias recibirán los títulos de sus inmuebles.

El Gobierno provincial, a través del Ministerio de Infraestructura que encabeza Jorge Colo Rizzotti, desembarcó con equipos de aquel 10 de enero de 2017 y no sólo volvió a construir lo arrasado por el alud, sino que hizo más: el pueblo tiene un nuevo parque lineal y están a pronto de finalizar un nuevo NIDO y un Centro de Salud.

Las calles, plazas, viviendas, sistemas de agua potable, energía, saneamiento cloacal y alumbrado público están a nuevo, y cuentan con lo más importante para seguir escribiendo su historia: la correcta sistematización de la cuenca de Los Filtros, un trabajo de ingeniería hídrica nunca antes encarado en la provincia, y que permite que Volcán pueda seguir siendo donde nació.

 “Renacer, eso tuvimos que hacer” expresó Eulogia , una de las vecinas que hoy disfruta de su casa íntegramente reconstruida, pero que vivió el alud sobre su vivienda, dejando sus pertenencias y recuerdos familiares que contiene el hogar bajo el agua. Ese día trágico, contó, “mis hijos me sacaron del pueblo, no podía dejar de llorar con lo que estaba sucediendo, era muy angustiante para mi así que salí y regresé semanas después, cuando la familia y todos los que colaboraron en la limpieza, ya habían trabajado para dejarnos un pueblo derruido pero con ganas de salir adelante”.

El ministro Rizzotti también recordó aquel 10 de enero: “no me olvido, nos comunicamos y confirmamos que se había inundado Volcán; inmediatamente puse en alerta los equipos del Ministerio y manejé hasta allá. Pero nada fue como lo había imaginado, no podía llegar. Nunca había visto un efecto de la lluvia tan poderoso, la escena era entre majestuosa y estremecedora; quienes hemos recorrido Jujuy sabemos qué sucede cuando se disipa la tormenta y sale el sol”.

 “El martes pudimos llegar a Volcán muchas horas después; Bárcena y Tumbaya estaban igual de afectadas pero la situación era crítica sobre todo en Volcán”, narró Rizzotti, y agregó “ese martes no sólo teníamos que resolver la emergencia, teníamos una misión con los equipos del Ministerio y que se convertiría en una tarea de más de 2 años de trabajo: íbamos a trabajar para reconstruir Volcán y creo que podemos decir hoy que lo hicimos, juntos. Todo un pueblo, el de Jujuy, el Gobierno provincial y el Estado nacional”.

Cronológicamente, en materia de infraestructura en la localidad se efectuó la limpieza integral del pueblo, con el retiro de sedimentos y la apertura de la Ruta Nacional 9, nexo fundamental de conexión y comunicación de la provincia. Luego comenzó un proceso junto a la comunidad en el que se evaluó miércoles a miércoles en reuniones cómo se iba a encarar cada una de las obras.

Las primeras fueron las obras de infraestructura de servicios básicos: la reparación integral de la red de agua potable y el sistema se saneamiento de líquidos cloacales, que semanas antes había sido inaugurada y tuvo que ser reparada tanto la planta como el sistema soterrado en las calles el pueblo. En paralelo, se efectuaron las acciones en el Ministerio de Interior y Obras Públicas de la Nación para obtener el financiamiento para la reparación integral del pueblo junto con la obra de protección hídrica.

A pesar de que expertos en materia hídrica indicaban que el Volcán tendría posibilidad de volver a bajar, y que lo ideal sería no construir en la zona, los equipos técnicos jujeños continuaron trabajando en búsqueda de obras hídricas y sistematizaciones que permitan garantizar seguridad en dicha materia. Al mismo tiempo, los equipos de la Secretaría de Infraestructura y de la Dirección General de Arquitectura diseñaban los proyectos para adentro del pueblo y la reconstrucción de las viviendas.

El Ministerio de Infraestructura logró el financiamiento, que en gran parte llegó de Nación, aunque también implicó la inversión de fondos provinciales; $600 millones, que implicaron: limpieza y demolición de las zonas más afectadas las manzanas (1-2-12-14) y el predio del ferrocarril, donde residían familias que fueron ubicadas en viviendas transitorias; planimetría, relevamientos de las 35 viviendas consideradas para demolición, que se realizó casa por casa (los vecinos junto a equipos ministeriales verificaron y reconstruyeron en planos cada una de las viviendas, y en todos los casos que fue necesario se procedió también en trámites dominiales específicos, como juicios sucesorios, y regularización dominial integral de todo el pueblo, incluido el catastro de la localidad; entregas de subsidios y materiales a zonas denominadas amarilla; y obras de infraestructura básica y equipamiento comunitario, todas con sus debidas licitaciones públicas o concurso de precios (la demolición y limpieza, la reparación de la red de agua, y cloacas, adoquinado y asfalto de las arterias principales del pueblo, arbolado, recambio de luminarias por sistema LED; los nuevos espacios con los que cuenta el pueblo: la generación de un parque lineal sobre los sedimentos del alud, un memorial a las 4 víctimas del temporal, un nuevo y moderno centro de salud de atención primaria, y un NIDO, Núcleo de innovación y Desarrollo de Oportunidades; 30 viviendas nuevas: construidas por el Instituto de Vivienda y Urbanismo de Jujuy (IVUJ), que hoy conforman un nuevo sector dentro del pueblo; y la demolición y reconstrucción total de 4 manzanas zona roja, es decir 35 viviendas).

“En Volcán también pudimos demostrar que desde el Estado se puede gestionar, generar proyectos  innovadores con nuestros equipos profesionales y con nuestras máquinas y sobre todo que se pueden armar equipos de trabajo integrados por empresa privadas, vecinos, municipios y la gestión provincial y lograr resultados únicos”, destacó Rizzotti.

“Al día de hoy, cada inmueble intervenido en Volcán cuenta con procesos legales para su regularización dominial, lo que antes no existía sino de un modo desactualizado y diferente a la realidad del pueblo». «Cada vecino que necesitó refaccionar su vivienda recibió materiales, subsidios y el asesoramiento de nuestros equipos técnicos. Cada vecino de Volcán hoy puede disfrutar de un parque líneas único en la Quebrada de Humahuaca. Cada calle de Volcán fue intervenida, y cada visitante y vecino puede pasear por  el pueblo con la tranquilidad de que la cuenca fue correctamente intervenida y el sistema de alertas funciona. Cada vecino que no tenía un hogar con cuenta con una barrio nuevo a orillas del Río Grande», enumeró el ministro Rizzotti.

El ministro de Infraestructura también anticipó que «en los próximos días, decenas de familias recibirán los títulos de sus inmuebles, tras una tarea meticulosa y responsable de la Secretaría de Ordenamiento Territorial y Vivienda y sus Dirección Provincial de Inmuebles y Dirección de regularización Dominial junto a Gobierno». Asimismo, Rizzotti, tras el análisis de la intervención en Volcán, concluyó que «lo hicimos todos los jujeños juntos, que nos permitieron al Gobierno priorizar a esta ciudadanía tan golpeada en su conjunto; lo hicimos con la fuerza del trabajo y con la firma convicción que el Estado es siempre el que mejor puede responderles a la ciudadanía».

Hay nuevos y equipados espacios recreativos inclusivos.
Las obras que ya disfruta la comunidad de Volcán fueron consensuadas en procesos de diálogo constructivo entre el Gobierno provincial y los pobladores.