Desde hace cuatro años, los ríos y cuencas en Jujuy  son intervenidos sistemática y periódicamente con obras para el manejo y disminución de sedimentos, además de diversos trabajos de mantenimiento, que al presente  posibilitan un periodo estival más seguro y controlado.

De norte a sur, el Río Grande es uno de los más intervenidos sitemáticamente por la DPRH.

El Gobierno de Jujuy, a través Ministerio de Infraestructura a cargo de Carlos Stanic, trabaja desde su Dirección Provincial de  Recursos Hídricos (DPRH) en el resguardo del riesgo hídrico que configuran las lluvias para poblaciones de las cuatro regiones. Con el Plan Hídrico Provincial, ha logrado menor impacto del período estival sobre las poblaciones; y -con especial énfasis en Yungas y Quebrada-, la asistencia preventiva continúa de forma constante.

Guillermo Sadir, director de la DPRH, detalló cómo son las tareas que realizan durante todo el año para anticiparse a acontecimientos que puedan desencadenarse a causa de las precipitaciones: “la prioridad siempre es y serán los puntos cercanos a la poblaciones”;  “en los tramos más críticos, se trabajó durante todo el año, y el esfuerzo y minuciosidad en ese punto es proporcional a la capacidad de desagüe del río que se interviene”.

“En nuestra provincia, el Río San Francisco, en el Ramal,  y el Río Grande –en toda su extensión- tienen importantes afluentes y es donde más demora ver resultado de lo que venimos haciendo, pero es importante destacar  que se está trabajando y se trabajó durante todo el año”, continuó Sadir al explicar la merma este verano de eventos que afectan a poblaciones.

En la zona de la cuenca del Río Grande, las intervenciones se extienden desde la capital jujeña hasta Tilcara. Al respecto, Sadir detalló que “los afluentes del río pasan por nuestra ciudad capital en donde tenemos obras al igual que en Reyes, Yala y León, esto corresponde a la región de Valles; en la Quebrada, en  la zona de los Filtros hicimos mantenimiento; también trabajamos permanentemente en Maimará, Purmamarca y Tilcara, en dónde estamos haciendo hincapié en la incorporación de más maquinaria”.

En Humahuaca, maquinarias y trabajadores de recursos hídricos también realizaron trabajos para el manejo de sedimento; mientras que en Tilcara  lograron el resguardo de sectorespuntuales como La Falda, sobre cuencas secas, y profundizaran las obras de controles de energías (velocidad de la bajada de agua).

El director de Recursos Hídricos destacó además que la configuración de la DPRH en la actualidad permite disponer de una cuadrilla de maquinarias y operadores en alerta, distribuidos en toda la provincia “si ocurre algún desborde cercano a un pueblo podemos estar de forma inmediata trabajando para resolver el conflicto”.

“Estimamos que año a año, y temporada a temporada esto tendrá todavía más solvencia” contó, y analizó que “estamos conformes; como cada año en las estaciones de otoño, invierno y primavera, hicimos obras previas para recibir a este año; y seguiremos trabajando durante esta temporada y el resto del año”.

El periodo estival, normalmente, dura hasta abril. En este punto, Sadir expresó que “según nuestro pronósticos, probablemente la temporada caracterizadas por lluvias concentradas en periodos interrumpidos, van a seguir todo enero y febrero y recién en marzo, aparentemente, las lluvias van a cesar y vamos a tener una cuenca en el Rio Grande y en el San Francisco saturada pero no con excesos”.

Los principales trabajos consisten en sistematizar cuencas, centrando cursos y alejando su recorrido de puntos donde afecte la residencia o acción humana.