En el marco del Mes Mundial de la Madre Tierra, el Ministerio de Ambiente llevó adelante una videoconferencia denominada «Diálogo local con perspectiva global», donde se abordaron diferentes aspectos de la crisis climática, su convergencia con la crisis sanitaria derivada de la pandemia de Covid 19 y los desafíos que esto plantea.

En la apertura de este diálogo, habló la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán y presentó a los expertos invitados, la Dra.  Viviana Figueroa, la Lic. Iris Civardi y el Ing. Adolfo Kingard. Participaron de este encuentro funcionarios, funcionarias, equipos técnicos de la cartera de ambiente, referentes de instituciones públicas y privadas vinculadas al campo ambiental y ciudadanos y ciudadanas en general.

Durante el conversatorio, se analizó “la agenda ambiental que se viene, de cara a los desafíos epocales planteados por la pandemia de coronavirus, y lo que esto va a significar en relación a los modelos de desarrollo y producción, a los vínculos con la biodiversidad, la fauna silvestre y el cambio climático», precisó la Ministra Zigarán. 

«Lo que está sucediendo es casi un sisma que nos obligará a repensar las agendas y las políticas públicas, a generar nuevos pactos, nuevos contratos entre cultura y naturaleza, entre conservación y desarrollo, entre globalización y miradas proteccionistas y nacionalistas».

La Doctora en Derecho Viviana Figueroa, que reside en Ocumazo, se centró “en la contribución de los saberes ancestrales en el cuidado de la Madre Tierra”. Al respecto destacó “el valor de esos conocimientos para volcarlos a la preservación de la diversidad biológica y la necesidad de que exista un marco legal  y de políticas públicas tanto a nivel nacional como local que preserve la sabiduría ancestral de todas las comunidades originarias, un conocimiento que se transmite de generación en generación que corre serios riesgos de perderse y que sería de gran utilidad ya que comparte la realización de prácticas respetuosas hacia todos los seres vivos”.

El Ing. Adolfo Kingard, que actualmente trabaja con un proyecto global en la FAO, aportó datos estadísticos de los efectos del COVID-19 en la lucha contra el cambio climático, como la disminución de las emisiones de Gas de Efecto Invernadero, y una mejora en la calidad del aire de algunas ciudades del mundo. Como experto en cambio climático proyectó un panorama preocupante una vez que las actividades económicas logren volver a la normalidad, «porque los estados van a trabajar políticas públicas orientadas a una relajación ambiental para incentivar la economía, lo que llevaría a una postergación de la agenda ambiental global». No obstante, explicó que también existen oportunidades para revertir las acciones que se venían llevando adelante hasta ahora, como por ejemplo «la importancia de cambiar los hábitos que se reflejan en la alimentación, la forma de vivir, haciendo un regreso hacia las prácticas ancestrales de cuidado de la tierra, incentivando el turismo local y el correcto tratamiento de los residuos, el uso eficiente del transporte, entre otras medidas. De esta forma construiremos un cambio de conciencia vital para el mundo que tenemos».

Por su parte, la Lic. Civardi –miembro de la Fundación Minka- expuso la necesidad de insistir en los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU, «cambiar el eje, reflexionar sobre la situación actual, que no es un hecho aislado, sino que se presenta en relación a cómo el ser humano habita el planeta, modificando los ecosistemas, lo que significa una gran pérdida de biodiversidad». En sintonía con sus colegas propuso revalorizar los saberes y conocimientos que sean positivos para el planeta y «generar políticas públicas necesarias para cambiar el rumbo». Advirtió, además, que hay una relación directa entre Ambiente y Salud, por lo que es necesario «revisar el funcionamiento económico de las sociedades priorizando a estos dos ejes y valorizar el desarrollo sostenible, ya que no hay futuro sin sostenibilidad, y la actividad económica debe ser respetuosa con el ambiente que nos rodea».

 Acerca de los disertantes

La Doctora Viviana Figueroa es originaria de la comunidad de Ocumazo, Humahuaca. Es la primera mujer argentina de pueblos originarios en recibirse como Doctora en Derecho en la UBA. 

Fue líder del Movimiento Indígena Argentino, activa militante en cuestiones relacionadas con los derechos de los pueblos originarios y miembro del Foro Internacional de Mujeres Indígenas. Es Especialista en Derechos de Pueblos Indígenas, y fue representante de la Convención de Biodiversidad de la Organización de Naciones Unidas. Actualmente es miembro de la Red de Mujeres Indígenas de América Latina y El Caribe.

El Ingeniero Agrónomo Adolfo Kingard es recibido de la UBA, docente, investigador y experto en cambio climático. Fue asesor del Gobierno de Jujuy en la iniciativa «Jujuy Verde: carbono neutral 2030».

En 2019 fue destacado como uno de los 100 mejores empleados jóvenes de la Organización de Naciones Unidas, en donde se desempeña como oficial forestal. Actualmente dirige un proyecto global en la FAO sobre evaluación de recursos forestales que busca unir alta tecnología con conocimiento local para verificar el estado de los bosques y sus cambios.

La Licenciada Iris Civardi es recibida en Trabajo Social, de vasta experiencia en el campo público y privado, y llevó adelante Estrategias de Responsabilidad Social y Ambiental en diversas instituciones. Lideró la Dirección de Herramientas de Gestión para las Políticas Ambientales en el Ministerio de Ambiente de Jujuy. Actualmente es miembro del equipo operativo de Instituto Minka, una fundación creada por emprendedores y emprendedoras que desean contribuir con el desarrollo social de la región, a través de la educación para generar emprendimientos que impacten de manera positiva en lo social, ambiental y económico.; y Gerente de «Tu Huella», primer Eco-tienda de la provincia, un espacio colectivo que integran emprendedores y emprendedoras de artesanías y productos sustentables.