El jefe de Policía, comisario general Guillermo Corro, ponderó las significativas mejoras que experimentaron en los últimos años los efectivos de las fuerzas de seguridad provinciales, las que se tradujeron en progresos sensibles en el terreno laboral, social y de salud.

Consideró que este ciclo virtuoso contrasta con los reclamos y movilizaciones que son especialmente promovidas por personal que pasó a retiro debido a la acumulación de licencias médicas que se prolongaron por espacio de entre 7 y 13 años de manera ininterrumpida.

“Los efectivos de seguridad están mejor que antes”, aseveró.

Resaltó que “la evolución de la Policía de la Provincia se materializó además en la incorporación de modernos medios técnicos, tales como móviles 0 Km de todo tipo y sistemas de comunicación para un óptimo desempeño de funciones y, consecuentemente, un mejor servicio a la comunidad”.

En términos salariales, señaló que “se avanzó en la equiparación de la tabla regional” y recalcó que “de hecho Jujuy se reposicionó entre las provincias del NOA y dejó de ocupar lugares relegados”.

En el campo de la formación profesional, indicó que “se lograron progresos significativos, a partir de la jerarquización del Instituto Superior de Seguridad Pública que actualmente tiene rango universitario con carreras de grado”.

En este sentido, también refirió a la creación de distintos cuerpos operativos, entre ellos la Policía Intercultural “que permitió a las comunidades ser protegidas por jóvenes efectivos nacidos en ellas”, subrayó.

En cuanto a la preservación del personal ante los riesgos que implica la pandemia de coronavirus, puntualizó que se otorgó licencia excepcional a 350 efectivos por padecer enfermedades preexistentes y que, por lo tanto, pertenecen a grupos de riesgo, priorizando así su bienestar y sus vidas, como la de sus familias.

En este contexto, enfatizó que “este gobierno construyó una estructura orgánica ministerial sumamente valiosa” e hizo especial referencia a la constitución de la Oficina de Bienestar de las Fuerzas, “espacio en el cual el personal policial y penitenciario puede encontrar contención profesional frente a cualquier problemática que lo aqueje”, acotó.