El  Laboratorio de Arquitectura Andina y Construcción con Tierra del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) –como partícipe del proceso de restauración y salvaguarda de la estructura original de la Iglesia San Francisco de Paula que encaró la Provincia de Jujuy- indicó que, tras la tarea ya realizada de restitución de la traba en todas las grietas y la colocación de llaves de madera,  se avance en el drizado de la nave. La tarea, que implica la aplicación por primera vez en Jujuy de una técnica de origen peruano de sogas y nudos, ya es encarada desde el  Ministerio de Infraestructura, a cargo de Carlos Stanic.

Tras intensas y, en su mayor parte, artesanales tareas en muros y cubierta (ver nota en http://prensa.jujuy.gob.ar/2020/08/31/avanza-la-obra-que-devolvera-a-la-iglesia-de-uquia-seguridad-estructural/) ,  ahora la Dirección General de Arquitectura de la Secretaría y Ministerio de Infraestructura continúa junto a la empresa contratista en el trabajo sobre paredes y también en devolverle al sector de sacristía la altura original. En ese marco, se adentra en una nueva tarea indicada por el área asesora de CONICET: el drizado de la nave.

La restauración del edificio patrimonial obliga a trabajar con técnicas que respeten la historia que contiene su construcción, por lo que ni los cortes de maderas ni las intervenciones en las paredes pueden ser hechos por máquinas, entre otras cuestiones que deben tenerse en cuenta.

La tarea de drizado que ahora se encara responde al trabajo de consolidación integral en todo el sector frontal, que presentaba un desaplome del muro hacia el exterior, una serie de grietas verticales pasantes en el tramo bajo y una vinculación defectuosa entre el remate de la fachada y el cuerpo. Con la técnica –una malla de soga configurada con nudos específicos-, se busca generar una contención de la mampostería de adobe a los efectos de mejorar su respuesta frente a esfuerzos horizontales, la mejora de la articulación entre el remate de la fachada con el tramo inferior y la vinculación entre la estructura de hormigón armado con el muro de  adobe.

El muro de fachada y parcialmente los laterales serán envueltos con drizas horizontales, verticales y transversales que conformarán una malla continua que actuará como refuerzo general. Esta envolvente se ejecutará de acuerdo a las indicaciones de la Norma Técnica E.080 (Perú) en lo referente a la disposición de las drizas y el procedimiento para el atado. Los trabajos involucrarán todo el frente y los laterales hasta un largo de 8 m aproximadamente, superando en su totalidad la llave en U a colocar bajo el coro e integrando los confesionarios en el muro sur.

Así, Jujuy ejecuta una obra sobre un edificio histórico y patrimonial con los estándares de restauración más actuales y responsables con la trayectoria histórica que el mismo contiene. Para eso, los aportes interdisciplinarios de las áreas nacionales y los análisis e indicaciones de la Dirección Provincial de Patrimonio junto a la conducción e inspección de obra desde la cartera de Infraestructura  configuran la sinergia de excelencia que el trabajo requiere.