Tag Archives: Área Protegida



Con suma expectativa dio inició una nueva temporada de esquila sustentable de vicuñas en silvestría, de la que participaron las Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuña de Yavi (CAMDVY), y nuevos territorios que se suman, bajo la asistencia del Ministerio de Ambiente de Jujuy a través de la Secretaría de Biodiversidad; la Secretaría de Pueblos Indígenas; el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción; la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF); el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA-Abra Pampa), entre otros actores.

CHAKUS EN FARALLÓN

La temporada 2018 de chakus, como se le conoce a esta práctica, comenzó en la localidad de Cholacor, departamento Yavi. Y participaron este año nuevamente las comunidades manejadoras de vicuñas de las regiones norte y sur de ese departamento. Se sumará además la comunidad de Lagunillas del Farallón que pertenece al departamento Rinconada.

La expectativa para este año es afianzar y mejorar los procesos de esquila de vicuñas en función de las experiencias pasadas, incorporando nuevos territorios, lograr acopiar una cantidad considerable de fibra de vicuña que además servirá de insumo para el aprovechamiento y desarrollo económico productivo de las comunidades puneñas.

El chaku es una técnica ancestral que consiste en el arreo de las vicuñas hacia un corral en el que se las encierran temporalmente evitando al máximo posible la generación de estrés; luego se seleccionan aquellas vicuñas que están en condiciones de ser esquiladas, y al terminar el proceso, que dura alrededor de 4 a 5 horas, los ejemplares capturados son liberados. Se trata de una práctica que reúne valores culturales, sociales, económico-productivos, y ambientales.

Vale la pena destacar que recientemente la esquila de vicuña en silvestria y aprovechamiento de su fibra por parte de las comunidades indígenas de la Puna de Jujuy, fue seleccionada entre las 10 menciones honrosas en la convocatoria “10 Iniciativas innovadoras y escalables para el desarrollo rural sostenible de América Latina y el Caribe”, que realizó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

CHAKUS

 

Luego de concluido el proceso de mediación para que fuera remediada la roca pintada con un grafiti en el Cerro Chañi, los actores involucrados avanzaron en la posibilidad de que el sitio natural, que para los comunidades posee un gran valor espiritual, sea considerado Área Protegida.

IMG_5088
Mediación y diálogo para un proyecto de área protegida.

Una vez finalizada la remediación y limpieza de la roca que había sido pintada en el Cerro Chañi, acción que se desarrolló recientemente con la participación de la autora de la pintura, su pareja, su padre, el comunero Armando Chuichuy, un equipo técnico y brigadistas del ministerio de ambiente, la titular del organismo María Inés Zigarán mantuvo un encuentro para conversar sobre la posibilidad de declararlo Área Provincial Protegida, y promover medidas para su conservación.

La titular de Ambiente valoró que se haya gestado un espacio de diálogo y mediación para resolver un error que fue reconocido por la propia protagonista. Destacó igualmente la oportunidad que se generó a partir de un hecho considerado negativo, “y que ahora nos permite reflexionar en torno al valor e importancia de los recursos naturales de nuestra provincia, y la posibilidad de promover iniciativas para la preservación del Cerro Chañi, a través de una mesa de trabajo conjunta con las comunidades de la región”.

Zigarán relató que a partir de la gestión realizada por Delfín Segovia, dirigente indígena miembro del Consejo de Participación Indígena del Pueblo Kolla, se estableció un espacio de diálogo con el Ministerio de Ambiente en el que intervinieron la dirección de biodiversidad, de áreas protegidas, de ordenamiento ambiental del territorio, de participación ciudadana y mediación y de asuntos jurídicos; además de un proceso de mediación con las comunidades de la zona, específicamente de El Moreno, Ovejería y El Angosto.

“Hoy tuvimos una reunión para que, a partir de esto, podamos trabajar de manera conjunta con las comunidades del área, en la elaboración de un proyecto de áreas protegidas del Cerro Chañi, en función de la inquietud de la comunidad y el valor estratégico de reserva de agua que tiene el  mismo, con la posibilidad de un modelo de cogestión o modelo de gestión comunitaria”, describió la funcionaria.

Igualmente adelantó que el Ministerio de Ambiente remitió un proyecto a la Legislatura para crear un Sistema Provincial de Áreas Protegidas, en el que se conciben las figuras de Área Protegida de Gestión Comunitaria y Modelos de Cogestión que permite la misión conjunta entre el Estado y las comunidades.

Por otra parte, Armando Chuichuy, de la comunidad de El Moreno, en referencia al valor cultural que representa el cerro para los miembros de los pueblos del Chañi, dijo que “esta montaña es sagrada, un altar incaico en la cumbre del Chañi; en 1905 se encontró la primera momia del país en una montaña, y además se hallaron diversos restos arqueológicos”.

“Por ese motivo –justificó el comunero- el daño molestó al pueblo en general, y a los turistas también. Pero ya fue remediado, por lo que ahora nos sentimos respetados. Y además se abrieron oportunidades para el Cerro”.

Finalmente, Teodosio Tolaba de la comunidad Tucsa, padre de la joven Alina Tolaba quien remedió el daño, relató que “en ningún momento el acto tuvo maldad o fue malintencionado, fue una travesura que pudimos solucionar porque no estoy de acuerdo con lo que se hizo y tampoco quiero estar en discordia con mis hermanos de la Puna”.

“Por suerte –concluyó- llegamos a una reconciliación, nos pedimos perdón mutuamente, remediamos la roca, con el gran sacrificio físico que significa subir al cerro, lo que demuestra la voluntad que tuvimos de solucionarlo. Espero que esto sea una bisagra, que haya un antes y un después respecto a la valoración de nuestros recursos naturales, nuestro patrimonio, esperamos que nos sirva para ello”.

Estuvieron también presentes en el encuentro, la Directora de Ordenamiento Ambiental del Territorio, Susana Amador; la Directora de Áreas Protegidas, Mercedes Zamorano; el Director de Participación Ciudadana y Mediación, Oscar Unzaga; el Director de Educación y Comunicación Ambiental, Nicolás Herrera.

IMG_5089
Delfín Segovia, dirigente indígena miembro del Consejo de Participación Indígena del Pueblo Kolla.

 

IMG_5093
Mercedes Zamorano, directora de áreas protegidas del ministerio de ambiente.