Tag Archives: El Pongo



En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, una fecha en la que se recuerdan los procesos de lucha y reclamo históricos de cientos de mujeres, así como se reivindican derechos por mejores condiciones de trabajo, de igualdad, de equidad, tres mujeres recuperadoras de los basurales de Jujuy brindaron un testimonio que las empodera y sirve como ejemplo de vida.

IMG_9394-1140x760
Recuperadoras de vida y sueños

Rosa Villegas, Gabriela Martínez, y Rosana Ramos. Así se llaman, y trabajan en el basural de El Pongo, hace 22, 12, y 17 años, respectivamente. Separan y clasifican el material que se puede reciclar y que ellas venden para generar un ingreso y utilizar como fuente de sustento en sus hogares. Con el agregado de que contribuyen, tal vez sin saberlo, a reducir los volúmenes de residuos para minimizar el impacto en el ambiente.

Las tres son madres: Rosa, de 8 chicos; Gabriela, de 2; y Rosana, de 4. Reparten su tiempo entre el trabajo en el basural y la crianza y educación de sus hijos, porque confían en darles una herramienta para que puedan defenderse el día de mañana.

Según relatan, se levantan temprano a la mañana para ir al basural. Aunque en ocasiones cumplen otros turnos, a la tarde o a la noche. Cuando llegan, comienzan a buscar y separar los materiales que pueden ser reciclados, tal como aprendieron en sus años de experiencia: cartones que son compactados, plásticos que se acopian en bolsones, hojas de papel que se separan en bolsas distintas.

Decenas de personas son las que trabajan en los basurales de Jujuy junto a ellas, de manera individual y por cuenta propia. Aunque se conocen, nadie interfiere ni participa en el trabajo del otro, porque cada uno busca sus propios materiales para acopiar y luego vender. Cada uno está en su mundo.

Historias de vida

El caso de Rosa es significativo porque lleva trabajando en el basural de El Pongo más de 20 años. Se interna, como muchos hombres y muchas mujeres, todos los días a partir de las 5 de la mañana “para ir a reciclar”, según cuenta. Lo mismo hacen Gabriela y Rosana, aunque con menor constancia ahora, ya que la primera tiene un bebe de poco tiempo, y la segunda, porque tiene que dedicarse a sus hijos que ahora van a la escuela. “Ya no voy todos los días como antes –nos dice Rosana-; paso más tiempo en la casa”.

Respecto a los materiales que encuentran y recuperan, las mujeres nos refieren que reciclan plástico, cartón, metal, “todo lo que se pueda reciclar”.

Rosana y Gabriela, a propósito de esto, explican: “trabajamos reciclando cartón, plástico, aluminio, papel blanco, papel de color, todo lo que sea reciclable para poder vender y trabajar”.

Rosa agrega que “también se encuentran zapatos, zapatillas, ropa, útiles. Son cosas que, si no le sirve a la familia del que recupera, se venden porque en realidad casi todo se puede recuperar”.

Esta consigna de que casi todo se puede recuperar, la aprendieron durante las jornadas de trabajo. Fueron años de dedicarse a la separación de residuos, los que les brindaron un conocimiento acerca de los materiales, las cantidades, los precios, etc. Pero, en realidad, ¿cómo fue que comenzó todo?

Rosa Villegas lo recuerda de este modo: “Un día, al notar que mi hijo no venía, me fui con otra chica caminando, caminé lejísimo, no llegaba nunca. Cuando llegué vi un mundo de basura, había poca gente, pero juntaban y vendían. Y me quedé tres días, junté, y cuando vendí el fin de semana me gustó. No tenía plata, mis hijos eran chiquitos, a veces no tenía para darles de comer y de ahí empecé, y jamás les falto un plato de comida”.

Gabriela también rememora los primeros años, valorando el esfuerzo y sacrificio de su mamá a quien acompañaba y de quien tal vez aprendió el “oficio de recuperadora”: “iba de chica con mi mamá –dice-, ella trabajó y salió adelante con nosotros trabajando ahí desde muy chica, y con eso nos dio la oportunidad de estudiar; y porque yo no la supe aprovechar ahora trabajo en el basural para poder mantener a mis hijos, salir adelante, darles algo para comer, para que tengan”.

“Mujeres recicladoras”

Las tres mujeres tienen en claro que son los residuos los que les dieron la posibilidad de trabajar y salir adelante junto a sus familias. Por eso los definen más como un recurso y una oportunidad que como desechos o algo descartable que ya no tiene ninguna utilidad. Además, porque conocen bien la posibilidad de recuperación y reaprovechamiento que tienen materiales tales como el plástico, el papel, el cartón, el aluminio, etc.

“Nosotros separamos y después les vendemos a los compradores que vienen hasta aquí a llevarse los materiales”, nos cuenta Rosana.

Lo mismo dice Rosa cuando detalla que “es muy sencillo, solo hay que separar el papel en una bolsa, el cartón enfardarlo, el plástico en un bolsón. El cartón hay que abrirlo, luego hacer un fardo de entre 40 a 50 kilos; los bolsones pesan entre 80 y 90 kilos. Después vienen los compradores y los vendemos”.

“Lo que llamamos basura es un recurso, porque yo como mucha gente hizo estudiar a sus hijos con este trabajo, por ejemplo. La gente cría a sus hijos con este trabajo”, agrega Rosa.

Por eso en sus declaraciones hacen hincapié sobre todo en la colaboración de la comunidad para que empiece a separar los residuos reciclables en bolsas distintas, porque esto no solo les facilitaría el trabajo, sino que además les evitaría a ellas exponerlas a riesgos para su salud e integridad física.

“Que la sociedad separe la basura nos ayudaría mucho. El plástico en una bolsa, el cartón en otra bolsa, todo separado. Esto hace la diferencia”, declara Gabriela.

Rosa, que es una de las de más experiencia, destaca al mismo tiempo la posibilidad de poder sostener a sus familias con este trabajo, y aunque en verdad no alcanza lo que se obtiene producto de la venta, “es algo que a las familias que vivimos de esto nos permite criar a nuestros hijos y hacer que estudien”.

El proceso de cooperativización

Luego de describir su percepción respecto a los avances del trabajo realizado por el Ministerio de Ambiente de Jujuy y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación, a través del equipo que lleva adelante el Plan de Inclusión Social (PISO) del proyecto GIRSU-Jujuy, las recuperadores enumeraron algunos beneficios que les permitieron mejorar las condiciones de sus tareas: capacitaciones, talleres, recorridos a la planta de separación, la provisión de agua que era un recurso indispensable y con el cual no contaban, la entrega de uniformes, botas, barbijos, guantes, ropa, las vacunaciones, etc.

También valoraron el apoyo que les permitió iniciar un proceso de cooperativización. “Armamos una cooperativa que se llama Reciclado del Norte”, nos cuenta Rosa. Igualmente, precisa que están a la espera de que los papeles que presentaron para dar curso al proceso formal de conformación, regresen desde Buenos Aires donde fueron enviados.

“Tenemos puestas muchas expectativas en este proyecto porque va a ser un nuevo comienzo de trabajo, porque no es lindo trabajar en el basural. En cambio, si armamos la cooperativa y trabajamos todos juntos ayudándonos, en mejores condiciones de higiene y de manera organizada, vamos a estar mejor”, añadieron tanto Gabriela como Rosana.

Finalmente, al existir la posibilidad de trabajar en el Centro Ambiental Jujuy, un nuevo espacio para los residuos del área metropolitana (la que mayores volúmenes genera), siempre y cuando la cooperativización prospera, las recicladoras destacan: “de darse vamos a trabajar seguramente en un lugar más seguro, con techo, con máquinas, vamos a trabajar mejor; esperemos que se dé, sabemos que lleva su tiempo, pero hay gente que se está preocupando para que podamos trabajar en mejores condiciones. Esperamos trabajar en conjunto con nuestros compañeros, que nos unamos entre todos y tengamos mejor calidad de vida”.

 

P1200254
Rosana Ramos, Presidenta de la Cooperativa “Reciclado del Norte”

IMG_9394-1140x760

Recuperadores de El Pongo fueron capacitados en el manejo de maquinaria y medidas de seguridad en el Centro Ambiental Jujuy, en un espacio que gestó el Ministerio de Ambiente provincial en el Centro Ambiental Jujuy para fortalecer la política en gestión de residuos, y sobre todo el Plan de Inclusión Social (PISO) llevado adelante junto con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación.

Capacitación recicladores informales (22)

El taller se dio en el marco de la prueba piloto que la cartera de Ambiente local viene impulsando en materia de separación, recuperación, valorización y comercialización de materiales reciclables, con la adhesión de diferentes instituciones públicas y privadas de la provincia. Y se concreta además, en el contexto de la experiencia de inserción social de recuperadores de basurales.

De esta manera, esta iniciativa piloto contempla el aprovechamiento de las instalaciones del Centro Ambiental Jujuy como un nuevo espacio en el cual los recuperadores podrán trabajar en mejores condiciones laborales, sintiéndose más contenidos, y promoviendo de esta manera al mismo tiempo el trabajo grupal y colaborativo, pensando y reflexionando acerca de la posibilidad de cooperativizarse.

La capacitación se realizó con la presencia de representantes de la empresa DEISA (Desarrollo de Equipos Industriales S.A.), que fue la encargada de construir la planta. En la jornada, los recuperadores aprendieron sobre el uso y manejo adecuado de cada sector y equipamiento, medidas de seguridad e higiene, y mantenimiento. Además, en otro momento se capacitó en igual sentido a los técnicos del Ministerio de Ambiente que van a realizar el mantenimiento del Centro Ambiental Jujuy.

“Tenemos que instruir sobre todos los pasos necesarios para la operación de la planta a todas las personas que van a trabajar en la misma, porque es una experiencia nueva que se está realizando en Jujuy, por lo tanto, necesitamos adquirir la experiencia necesaria para ponerla en funcionamiento de manera exitosa”, explicó el Director de Planificación Estratégica del Ministerio de Ambiente, Oscar Unsaga.

Iván Colombero, del área de capacitación de la empresa DEISA, sostuvo que la gente estuvo muy bien predispuesta en la capacitación: “hicimos mucho hincapié en lo que respecta a seguridad que es uno de los puntos más importantes. No se planteó ninguna duda en cuanto al manejo y uso por parte de los recicladores”, dijo el especialista.

Agregó que a los técnicos se les enseñó respecto al seguimiento y mantenimiento, “lo que es importante porque ésta no debe parar, ya que constantemente hay ingreso de residuos y éstos no deben acumularse ya que lleva tiempo retomar el trabajo”.

Rubén Yusgra, recuperador, expresó a su turno que “tengo una expectativa muy grande para cuando esto funcione, las maquinas se ven muy lindas, el lugar se ve más limpio, cómodo y totalmente diferente al basural, y además trabajamos en grupo”.

“Estoy entusiasmado –agregó- y espero que la gente sienta lo mismo así seguimos para adelante”. Opinó en igual sentido: “la planta parece fácil de usar pero igual tenemos que ser cuidadoso porque tiene sus dificultades y hay que cuidarla, estar atentos porque si no se rompe y es caro arreglarla”.

Finalmente, Rosario Ramos, también recuperadora consideró muy importante la capacitación “porque es muy distinto a la forma que trabajamos en el basural; aquí hay mucha higiene, las máquinas están todas lindas y debemos cuidarlas. Las instrucciones que nos dieron son importantes, y esperamos que podamos empezar pronto a trabajar aquí, así que esperamos que funcione todo bien”.

 

Capacitan a recuperadores en el marco del Plan de Inclusión Social.
Capacitan a recuperadores en el marco del Plan de Inclusión Social.

 

Capacitación a recicladores.
Capacitación a recicladores.

 

Recuperadores de El Pongo fueron capacitados en el manejo de maquinaria y medidas de seguridad en el Centro Ambiental Jujuy.
Recuperadores de El Pongo fueron capacitados en el manejo de maquinaria y medidas de seguridad en el Centro Ambiental Jujuy.

Una vez que el Centro Ambiental Jujuy entre en funcionamiento pleno en marzo del año que viene, con el equipamiento para separación y clasificación de residuos, el relleno sanitario y la playa de compostaje, simultáneamente serán saneados los basurales del área metropolitana de El Pongo y Palpalá, como parte de una medida estratégica y subsiguiente en la etapa de abordaje de la problemática histórica de la basura.

nico

Así lo aclaró la ministra de ambiente María Inés Zigarán, al referirse a la siguiente etapa del Proyecto financiado con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En particular, la funcionaria hizo hincapié en la etapa de saneamiento del Proyecto Chanchillos que sobrevendrá a la ya finalizada construcción del Centro Ambiental Jujuy, el relleno sanitario, el playón de compostaje, y la edificación de una planta de transferencia en San Pedro, que están en proceso.

Pero además citó que en el marco del desafío encarado por el Gobierno de la provincia a través del Ministerio de Ambiente, los equipos técnicos de su cartera estudian la posibilidad de construcción de un Centro Ambiental en Tres Cruces y otro en Libertador, como puntos estratégicos para el sistema de gestión integral y del sistema disperso.

“El saneamiento de los basurales es un proceso que va de la mano con la organización integral de la disposición final de los residuos”, declaró Zigarán. Y al mismo tiempo dijo que “vamos a tener resuelto, en marzo del 2018, el 70 % de los residuos de la provincia; esto es lo que se conoce como área metropolitana, porque son los municipios que pertenecen a este circuito los que más residuos generan debido al volumen poblacional”.

Georeferenciación y saneamiento de micro y macro basurales

A propósito del saneamiento de los basurales de El Pongo y de Palpalá, el Ministerio de Ambiente inició un proceso de concurso de precios para la construcción de una celda que permita la disposición final controlada a los municipios de San Salvador, Yala y Palpalá (que pertenecen al área metropolitana) ya que el basural de El Pongo está al borde de su capacidad.

“La construcción de esa celda en El Pongo para la disposición de los residuos sólidos urbanos nos va a ayudar a resolver en el corto plazo la problemática de Palpalá, de San Salvador y de Yala. Ya se cerraron varias celdas y solo van a continuar abiertas las que permanecen operables”, declaró la ministra Zigarán.

Por otro lado, la empresa GIRSU S.E. está trabajando sobre un diagnóstico para determinar la ubicación precisa y georeferenciada de los micro y macro basurales de la provincia. Y una vez concluido este proceso se comenzará con el saneamiento de los microbasurales, como una medida coyuntural y urgente.

“Vamos a ir haciendo de manera progresiva el cierre de los micro basurales, e ir organizando el sistema tratando de que los espacios de disposición final de los residuos que hoy existen estén controlados”, explicó la ministra Zigarán al referirse a los trabajos que proyectan hasta tanto se ejecute el saneamiento de los basurales.