Tag Archives: Esquila sustentable de vicuñas



Jujuy será sede de la XX Reunión Técnica y de la XXXIV Reunión Ordinaria de la Comisión Técnico – Administradora del Convenio de la Vicuña, durante los días 30 y 31 de octubre y el 1 de noviembre. El Ministerio de Ambiente de la Provincia oficiará de anfitrión de este espacio de diálogo y construcción internacional, junto con la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación, para recibir a las delegaciones de Chile, Ecuador, Perú, y Bolivia.

DSCN0140

Debido a que Jujuy es la provincia que lidera, a través de la Secretaría de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente, el desarrollo de un modelo de esquila de vicuñas en silvestría que incluye los componentes ambiental, cultural, económico-productivo y la participación de las comunidades, fue escogida como sede de la XX Reunión Técnica y de la XXXIV Reunión Ordinaria de la Comisión Técnico – Administradora del Convenio de la Vicuña. Además de que en la oportunidad, Argentina cumple el rol de Secretaría Pro Tempore del Convenio.

Los encuentros se organizan en tres etapas: el 30 de octubre será la XX Reunión Técnica, en donde se abordarán temas asociados al manejo sanitario de la especie. De este espacio surgirán recomendaciones que serán tratadas luego en la reunión ordinaria.

Por otra parte, el 31 de octubre se desarrollará la XXXIV Reunión Ordinaria del Convenio de la Vicuña, donde primeramente se procederá a la elección del próximo Presidente y Secretario, y la Aprobación de la Agenda de la Reunión Ordinaria. Asimismo, se presentará el Informe de la Secretaría Pro Tempore 2017-2018; y los informes del Estado Plurinacional de Bolivia, y las repúblicas de Chile, Perú, Ecuador y Argentina. Y finalmente, se compartirán los Resultados de la XX Reunión Técnica y propuestas de resoluciones.

Por último, el 01 de noviembre se continuará con el análisis y la formalización de propuestas de resoluciones, elaboración y validación del Acta Final, y la ceremonia de clausura de la XXXIV Reunión Ordinaria.

Convenio para la conservación de la Vicuña

El Convenio para la Conservación de la Vicuña fue firmado en La Paz (Bolivia) en 1969. Suscrito inicialmente por Bolivia y Perú, la Argentina se adhirió en 1971 mediante la Ley 19282. En este se prohíbe la caza de vicuñas y el comercio de cualquier subproducto de las mismas por 10 años.

El crecimiento de poblaciones de vicuñas gracias a la protección derivó en la firma de un segundo convenio (actualmente en vigencia). El Convenio para la Conservación y Manejo de la Vicuña fue suscrito en Lima, el 20 de diciembre de 1979 por los países en los que se distribuye naturalmente la vicuña (Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Argentina que adhirió en 1988 con la Ley 23582).

Con suma expectativa dio inició una nueva temporada de esquila sustentable de vicuñas en silvestría, de la que participaron las Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuña de Yavi (CAMDVY), y nuevos territorios que se suman, bajo la asistencia del Ministerio de Ambiente de Jujuy a través de la Secretaría de Biodiversidad; la Secretaría de Pueblos Indígenas; el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción; la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF); el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA-Abra Pampa), entre otros actores.

CHAKUS EN FARALLÓN

La temporada 2018 de chakus, como se le conoce a esta práctica, comenzó en la localidad de Cholacor, departamento Yavi. Y participaron este año nuevamente las comunidades manejadoras de vicuñas de las regiones norte y sur de ese departamento. Se sumará además la comunidad de Lagunillas del Farallón que pertenece al departamento Rinconada.

La expectativa para este año es afianzar y mejorar los procesos de esquila de vicuñas en función de las experiencias pasadas, incorporando nuevos territorios, lograr acopiar una cantidad considerable de fibra de vicuña que además servirá de insumo para el aprovechamiento y desarrollo económico productivo de las comunidades puneñas.

El chaku es una técnica ancestral que consiste en el arreo de las vicuñas hacia un corral en el que se las encierran temporalmente evitando al máximo posible la generación de estrés; luego se seleccionan aquellas vicuñas que están en condiciones de ser esquiladas, y al terminar el proceso, que dura alrededor de 4 a 5 horas, los ejemplares capturados son liberados. Se trata de una práctica que reúne valores culturales, sociales, económico-productivos, y ambientales.

Vale la pena destacar que recientemente la esquila de vicuña en silvestria y aprovechamiento de su fibra por parte de las comunidades indígenas de la Puna de Jujuy, fue seleccionada entre las 10 menciones honrosas en la convocatoria “10 Iniciativas innovadoras y escalables para el desarrollo rural sostenible de América Latina y el Caribe”, que realizó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

CHAKUS