Tag Archives: Fibra de Vicuña



Con suma expectativa dio inició una nueva temporada de esquila sustentable de vicuñas en silvestría, de la que participaron las Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuña de Yavi (CAMDVY), y nuevos territorios que se suman, bajo la asistencia del Ministerio de Ambiente de Jujuy a través de la Secretaría de Biodiversidad; la Secretaría de Pueblos Indígenas; el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción; la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF); el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA-Abra Pampa), entre otros actores.

CHAKUS EN FARALLÓN

La temporada 2018 de chakus, como se le conoce a esta práctica, comenzó en la localidad de Cholacor, departamento Yavi. Y participaron este año nuevamente las comunidades manejadoras de vicuñas de las regiones norte y sur de ese departamento. Se sumará además la comunidad de Lagunillas del Farallón que pertenece al departamento Rinconada.

La expectativa para este año es afianzar y mejorar los procesos de esquila de vicuñas en función de las experiencias pasadas, incorporando nuevos territorios, lograr acopiar una cantidad considerable de fibra de vicuña que además servirá de insumo para el aprovechamiento y desarrollo económico productivo de las comunidades puneñas.

El chaku es una técnica ancestral que consiste en el arreo de las vicuñas hacia un corral en el que se las encierran temporalmente evitando al máximo posible la generación de estrés; luego se seleccionan aquellas vicuñas que están en condiciones de ser esquiladas, y al terminar el proceso, que dura alrededor de 4 a 5 horas, los ejemplares capturados son liberados. Se trata de una práctica que reúne valores culturales, sociales, económico-productivos, y ambientales.

Vale la pena destacar que recientemente la esquila de vicuña en silvestria y aprovechamiento de su fibra por parte de las comunidades indígenas de la Puna de Jujuy, fue seleccionada entre las 10 menciones honrosas en la convocatoria “10 Iniciativas innovadoras y escalables para el desarrollo rural sostenible de América Latina y el Caribe”, que realizó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

CHAKUS

 

Se reunieron en Jujuy comunidades andinas manejadoras de vicuña de Perú, Bolivia y Argentina, para intercambiar experiencias de trabajo en relación a los procesos de esquila y un posterior aprovechamiento productivo de la fibra. Fueron invitadas además las comunidades de Chile y Ecuador, con quienes se integra el Convenio Internacional para la conservación y manejo de la Vicuña, pero por razones particulares no pudieron asistir a la cita.

WhatsApp Image 2017-12-20 at 8.18.10 AM

Durante tres días el pueblo de Yavi en Jujuy fue sede del Segundo Encuentro de Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuñas, del que participaron además de los pobladores locales y de otros territorios de la Puna, miembros de comunidades de Catamarca y Salta, y de los países hermanos de Bolivia y Perú, que también conservan una experiencia ancestral respecto al trabajo de aprovechamiento de la fibra de vicuña.

Participaron en el acto de apertura, la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán; la Secretaria de Pueblos Indígenas, Natalia Sarapura; la Secretaria de Desarrollo Productivo del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, Patricia Ríos; el Coordinador en Jujuy de la Secretaria de Agricultura Familiar (SAF), Hugo Sánchez; el Director local del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Marcelo Echenique; el Comisionado Municipal de Yavi, Luciano Martínez; el Secretario de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente, Javier Gronda; el Director de Biodiversidad y Recursos Genéticos de la misma cartera, Álvaro Núñez; la diputada provincial, Alejandra Elías; referentes del Ministerio de Producción de Nación que acompañan y sostienen las iniciativas; y los técnicos que llevan adelante los procesos de esquila y que pertenecen a los distintos organismos del estado provincial y nacional.

En la oportunidad, la referente de la cartera ambiental acercó el saludo del Gobernador Gerardo Morales.  “Les traigo el renovado compromiso de nuestro gobernador con quien reconocemos en los procesos de esquila de vicuña en silvestría una verdadera oportunidad de desarrollo sustentable y productivo, recuperando valores culturales, comunitarios, ambientales, y de respeto, que abogamos se hagan extensivos en todas las prácticas ciudadanas”, dijo la funcionaria.

Al mismo tiempo celebró la ocasión y la motivación de las comunidades de Yavi que organizaron el evento, destacando el protagonismo de los hombres y mujeres de las comunidades andinas que buscan fortalecer sus capacidades, intercambiar conocimientos, y participar de procesos de transferencia de tecnologías. “Esperamos y hacemos votos –insistió- para que eventualmente puedan constituir acuerdos programáticos para mejorar los procesos que permitan un mejor aprovechamiento de la fibra, siempre desde la perspectiva de la conservación de la especie y buscando agregarles valor pensando ya en la posterior comercialización y exportación de productos”.

Una práctica culturalmente sustentable

En igual sentido, la Ministra María Inés Zigarán ponderó el modelo de esquila comunitaria de la vicuña en silvestría, diciendo que “es un modelo importante y único en el país, que es necesario potenciar y visibilizar, porque reúne los valores ambientales de cuidado de la especie, con los valores ancestrales de respeto y reciprocidad de las comunidades indígenas”.

“Y porque, además –insistió- ese vínculo particular con la especie está atravesado por la cosmovisión y los pensamientos de las comunidades indígenas, para quienes no hay una diferencia tajante, sino que animales y humanos formamos parte de un mismo sistema”.

Al referirse al compromiso del Gobierno, la titular de ambiente explicó que van a seguir acompañando los procesos de capacitación de las comunidades y de las esquilas, respetando siempre el protagonismo de las comunidades que son las principales beneficiarias, y respetando igualmente la decisión de que el 10 % de la fibra cosechada que le corresponde al estado siga quedando en manos de las comunidades para el proceso de agregado de valor.

De hecho, recordó que gracias al trabajo de todos los equipos institucionales este año pudieron duplicar el número de chakus, incorporando nuevas comunidades de la Puna, e incrementando la cantidad de fibra esquilada.

“En el marco de las estrategias del Jujuy Verde y del desafío de construir una identidad provincial asociada al cuidado del ambiente y a la diversidad cultural que constituye nuestra provincia, nos parece sumamente importante acompañar este tipo de procesos”, consignó Zigarán.

Aprendiendo de los valores culturales de las comunidades

Por otro lado, los presentes hicieron votos para que el encuentro concluya con un programa de acción de las comunidades de los cinco países que son signatarios del Convenio Internacional de la Vicuña. Un acuerdo que les permita a todas las comunidades poder resolver problemáticas asociadas a las diferentes etapas del proceso: tanto las relacionadas con la conservación de la especie, el combate frente a las amenazas de la casa furtiva, como así también todos los desafíos que tienen pendientes en materia de aprovechamiento comercial de la fibra, y de agregado de valor.

“Mi intención es que puedan salir de ese acuerdo programático decisiones que empoderen a los pueblos y los ponga en una situación de mejores condiciones para conseguir los recursos que le permitan un mejor aprovechamiento de la fibra de vicuña; y que les posibilite a las comunidades mejorar su economía complementaria y generar oportunidades de desarrollo, de crecimiento y de mejora de la calidad de vida”.

Finalmente, retomó las enseñanzas de las comunidades que ponen en juego sus valores en todo lo que realizan: “deseamos también que estos procesos ayuden a que el estado desaprensa viejas prácticas de la gestión pública que tienen que ver con resabios coloniales, y reaprendamos otras prácticas democráticas que incorporen y fortalezcan el dialogo con las comunidades indígenas; un dialogo a través del cual podamos construimos a partir de aprendizajes comunes, reconociendo la riqueza que habita en los pueblos indígenas”.

WhatsApp Image 2017-12-20 at 8.18.10 AM (1)

WhatsApp Image 2017-12-20 at 8.18.11 AM

WhatsApp Image 2017-12-20 at 8.18.12 AM

El Gobierno de la provincia, a través del Ministerio de Ambiente, realiza este año una apuesta fuerte para duplicar la cantidad de chakus junto con las Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuñas de Yavi (CAMDVY), pensando además en fortalecer los procesos de manera sustentable y agregarle valor a la fibra que tiene un enorme potencial en el mercado internacional, beneficiando de esta manera a los habitantes del norte de Jujuy.

DSC_8324

Un clima de mucha expectativa se vivió en la primera esquila realizada en la comunidad de Quirquinchos, que representa el puntapié de un proceso que se extenderá en la Puna hasta el mes de diciembre. Los habitantes de las nueve comunidades manejadoras de vicuña de Yavi y de Lagunillas del Farallón, los referentes del gobierno, y los representantes de la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF), del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, participaron de una jornada que augura un trabajo exitoso para este año.

La Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, quien estuvo acompañada de parte de su gabinete, destacó la presencia del Gobernador Gerardo Morales como un fuerte respaldo al proceso llevado adelante junto con las comunidades y diferentes actores institucionales. Y a propósito de la esquila valoró las características ambientales, sociales y culturales, así como la oportunidad que representa en términos económicos para las comunidades.

“Se trata de un proceso que se caracteriza por tener fuertes valores ambientales porque se garantiza el bienestar del animal y hay un fuerte compromiso con la conservación de la especie”, dijo la funcionaria. Y agregó que “además también tiene valores culturales porque hay conocimientos ancestrales presentes en todo el proceso, y se recuperan principios estructurantes de la cosmovisión indígena: la complementariedad, reciprocidad, solidaridad, entre otros”, expresó.

La funcionaria hizo hincapié sobre todo en los principios que se expresan en ese modelo intercultural de trabajo comunitario. “Son valores –insistió- que este gobierno intenta recuperar a través de la política pública. Es un modelo de inclusión social porque es un modelo de desarrollo de una economía alternativa y complementaria para las comunidades de la región. Y esto representa un mensaje por la necesidad que tenemos de re estructurar el tejido social y el trabajo conjunto”.

EL 100 % para las comunidades

En total, en el primer chaku del 2017 se capturaron 97 vicuñas de las cuales 58 fueron esquiladas, y producto de eso se obtuvo un total de 14,745 kilogramos de fibra. Lo que significa que por cada vicuña se extrajeron 254 gramos de fibra de manera sustentable.

Por otro lado, el Ministerio de Ambiente tiene previsto para este año la realización de 25 chakus, es decir 25 procesos de captura de vicuñas en silvestría y cosechar un estimado de 400 kilos de fibra. Esto significa duplicar la cantidad de chakus y naturalmente incrementar sensiblemente la cantidad de fibra que se va a obtener de ese proceso, lo que reporta un beneficio directo para las comunidades manejadoras de vicuña.

Respecto al resultado de las esquilas previsto para este año, la ministra Zigarán declaró: “según la legislación vigente el noventa por ciento de la fibra corresponde a las comunidades y el diez al estado, pero por decisión del Gobernador Gerardo Morales, desde el año pasado venimos otorgando en custodia de las comunidades el diez por ciento para que sea destinado a procesos de agregados de valor”.

La Ministra Zigarán precisó igualmente la importancia de que ese diez por ciento sea destinado a estimular el proceso productivo, “porque entendemos que hay una garantía de buenos estándares para los chakus, y entonces los desafíos están puestos en el proceso posterior que es la comercialización, el agregado de valor, el desarrollo de productos”.

Convenio internacional de la vicuña y eco turismo

Por otra parte, en el contexto del encuentro se anunció que en ocasión de celebrarse recientemente en Cuzco el Convenio de la Vicuña, un espacio que reúne al bloque de países manejadores de vicuña, Jujuy se postuló como anfitriona para el año que viene.

“Va a ser una oportunidad para discutir temas pendientes en la región, los países necesitan generar condiciones para mejorar la manera en que se producen los procesos de venta de la fibra y hay que hacer una fuerte apuesta al agregado de valor”, describió la ministra jujeña.

Y agregó que “la apuesta es a que los países podamos desarrollar esa capacidad, y el Gobernador Gerardo Morales en ese sentido nos ha puesto como meta para el año que viene capitalizar a las comunidades con equipamiento tecnológico que permita comenzar ese proceso de agregado de valor”.

Finalmente, la titular de Ambiente describió las esquilas como la oportunidad para también vincular los procesos de desarrollo con alternativas de ecoturismo o turismo verde, sustentable, donde queden bien establecidas las condiciones a través de un protocolo consensuado con las comunidades.

“El chaku podría incluso generar un atractivo que vamos a conversar con el ministro de turismo y cultura y con las comunidades porque tiene que ser un proceso de concertación con todos los actores”, concluyó.

Estuvieron presentes además el titular de la Secretaria de Agricultura Familiar, Hugo Sánchez; el referente del INTA-Miraflores (Abra Pampa), Marcelo Echenique; el Ministro de Seguridad Ekel Meyer; el Secretario de Biodiversidad, Javier Gronda; el Secretario de Desarrollo Sustentable, Antonio Alejo; el Director de Recursos Genéticos y Biodiversidad, Álvaro Núñez; y el representante del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Ignacio Gregorini.

DSC_8694

 

DSC_8739

Ocho satisfactorios chakus fueron concretados en comunidades de la Puna, con una verdadera participación de los habitantes que se capacitaron y organizaron, junto con personal técnico del ministerio de ambiente de la provincia, y los equipos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF).

2016-09-30-4204
Esquila la vicuña en silvestría, en Suripujio.

El Ministerio de Ambiente llevó adelante, a través de personal técnico de la Secretaría de Biodiversidad, ocho chakus que incorporaron la participación de diversas comunidades de la Puna: Inti Cancha, Cholacor, Escobar, La Aguada, El Cóndor, Suripujio, Quirquinchos, y Larcas, entre otras.

Se trata de procedimientos que se inscriben dentro del plan de conservación y manejo sustentable de la vicuña en silvestría en la provincia, y que busca generar un aprovechamiento sustentable del animal, y generar al mismo tiempo alternativas productivas para las comunidades.

De los chakus concretados, luego de un trabajo previo de capacitación con los comuneros, en el que también intervinieron especialistas del INTA y la SAF, se desprende que se lograron capturar 437 vicuñas y esquilar 319. Del total de los procedimientos se obtuvieron 94,625 kilos de fibra de lana de vicuña.  Según informaron desde el Ministerio de Ambiente, aún faltan realizar tres chakus más.

Cabe destacar, que se trata de un proceso que se inicia con un encuentro de organización a través del cual las comunidades definen perímetros de trabajo, y sus miembros se distribuyen tareas. Hasta llegar al momento en el que se capturan las vicuñas y se les extrae la fibra a aquellos ejemplares que están en condiciones.

Finalmente, merece la pena citar que en comparación con años anteriores los chakus se han incrementado notablemente, encontrando mayor participación de las comunidades, tanto en los talleres de capacitación como en la organización y ejecución de las esquilas. Lo mismo que ha aumentado considerablemente la cantidad de fibra que es extraída para el aprovechamiento exclusivo de los miembros de cada comunidad.

Características de los ejemplares esquilados

Antes de proceder a la esquila de los ejemplares de vicuña, los técnicos junto con los miembros de las comunidades evalúan la edad, el estado sanitario, y el largo de la fibra que debe superar los 3 centímetros.

Por otro lado, se descartan las crías menores de un año (Tekes), aquellos animales flacos, las hembras preñadas, y los que fueron capturados en años anteriores.

2016-09-21-4080
Capacitaciones previas a los chakus, en El Cóndor.
2016-09-22-4138
Esquila de fibra de vicuña, en El Cóndor.
2016-09-15-3954
Capacitaciones, y distribución de tareas en Inti Cancha.
2016-09-16-3996
Esquilas en Inti Cancha.
2016-10-28-4368
Esquila en Larcas.
2016-10-28-4379
Esquila en Quirquinchos.
2016-09-29-4194
Capacitación en la comunidad de Suripujio.