Tag Archives: SAF



Productores de las localidades de la Puna recibieron equipamiento que les permitirá continuar trabajando en prácticas de Manejo Sustentable de Tierras, en un encuentro que presidió la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, acompañada de su gabinete y equipo técnico, y junto a Federico Manero, del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción; Marcelo Echenique, director del INTA-Miraflores; y Hugo Sánchez, coordinador de la Subsecretaria de Agricultura Familiar, Delegación Jujuy.

Productores de la Puna reciben equipamiento para el Manejo Sustentable de Tierras (MST)
Productores de la Puna reciben equipamiento para el Manejo Sustentable de Tierras (MST)

Estuvieron presentes también, el Secretario de Desarrollo Sustentable del Ministerio de Ambiente, Antonio Alejo; y la Directora de Ordenamiento Ambiental del Territorio, Susana Amador; el presidente del Consejo Deliberante, Manuel Valerio, quien representó al intendente de Abra Pampa, José Luis Liquín; el Director de Producción del Municipio, Miguel Vilca; el concejal Godofredo Méndez; y el vocal de la Comisión Municipal de Pumahuasi, Gustavo Flores.

En primer lugar, la Ministra Zigarán agradeció la presencia de docentes y alumnos de la Escuela Primaria N°291, y de la Escuela Secundaria N° 10 de El Cóndor, que tienen la orientación en Agronomía y Medio Ambiente; del Secundario de Agua de Castilla, de la Escuela Agrotécnica N° 8 de Abra Pampa; así como la activa participación de los productores y las productoras de la misma localidad, de Rumi Cruz y de Puesto del Marques, que fueron beneficiados con los recursos. Y destacó que la acción también forma parte de la conmemoración local por el Mes Mundial de la Madre Tierra.

“Les traigo el saludo del Gobernador Gerardo Morales, que no pudo asistir por razones de agenda, pero que entiende la importancia del trabajo que realizan los productores y las productoras de esta región y de toda la provincia, bajo circunstancias y contextos muchas veces complejos”, indicó la funcionaria.

Luego de explicar que la entrega del equipamiento forma parte de una de las actividades que se vienen promoviendo desde hace tiempo en el marco del proyecto que financia el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), detalló: “se trata de fomentar nuevas prácticas de manejo sostenible de tierras, con el propósito de abordar los factores que provocan situaciones de desertificación y degradación de los suelos, con la consecuente afectación de los ecosistemas y la calidad de vida de las personas y sus medios de producción rural”.

“Trabajamos en una estrategia para la mitigación de la degradación de la tierra -insistió, para mantener los servicios de los ecosistemas y mejorar los medios de vida rurales, promoviendo la implementación de las prácticas de manejo sostenible de tierras en áreas críticas y de alto riesgo a fin de reducir los impactos ambientales negativos y prestar apoyo a las comunidades locales”.

Entre los recursos entregados a los diferentes productores y productoras, se cuentan: kit de materiales para el desarrollo de las composteras, tanques para sistema de cosecha de agua, equipamiento para sistemas de riego por goteo, cocinas eficientes que permiten hacer un ahorro de la leña y bajar la presión sobre los suelos y los ecosistemas; árboles para la instalación de cortinas forestales, y un novedoso sistema con tecnología israelí conocido como Growboxx que permite conservar la humedad y garantizar la implantación de las especies en el suelo

Nuevos horizontes para la economía rural

El Proyecto “Manejo Sustentable de Tierras en las Zonas Secas del Noroeste Argentino” es ejecutado en la provincia de manera conjunta entre el Ministerio de Ambiente de Jujuy y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Participan igualmente, actores clave y estratégicos como el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) con su sede Miraflores, y la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF).

Se trata de una conjunción de esfuerzos de organismos del estado y una alianza con los productores a quienes se transfieren los recursos tecnológicos para favorecer las capacidades de trabajo en el marco de una política de estado.

En esa línea se manifestó Hugo Sánchez de la SAF, quien valoró que “trabajamos para que los productores cuiden el suelo y puedan emprender nuevas experiencias más sustentables; se trata de concientizar en relación al cambio de la matriz productiva que tanto destaca el gobernador permanentemente, diversificar las oportunidades, pero desde el cuidado del territorio”.

“Desde la SAF buscamos trabajar desde la tranquera de la finca hacia afuera, no tanto hacia adentro como se hizo muchos años, sino darle valor agregado a los que producimos para después comercializar, y tener de esta manera mayores ingresos”.

“Nuestro suelo tiene riquezas”

Orlando Paredes, profesor de Geografía en el Colegio Secundario de la localidad de El Cóndor, relató que viene trabajando junto a varios docentes para cultivar un pequeño predio del colegio donde construyeron un invernadero, con el apoyo de diferentes organismos del estado provincial y nacional.

“La gente de la zona comenzó a tomar conciencia, los alumnos ven los resultados, trabajamos articuladamente la comunidad educativa y la comunidad aborigen, la comisión municipal, el INTA, la SAF, el Ministerio de Ambiente”, detalló.

Y al referirse a los resultados, ponderó que “son positivos a partir de la implementación de composteras, por ejemplo; o el cultivo de lombrices que nos permite tener abono orgánico. Todo lo que obtenemos lo implementamos en el cultivo de plantines que luego ponemos en el invernadero”.

Arsemia Sonia Mamaní, de la localidad de El Cóndor, productora de quinoa, papa, cebolla, haba, entre otras variedades, destacó la importancia de este tipo de apoyo que permite darle valor al propio territorio, al propio producto, empoderando el trabajo local.

“Yo recibí este equipamiento hace un año y lo venimos trabajando y practicando, cosechando los productos que son elaborados a partir del compost que elaboramos. Se trata de mejorar nuestros productos, con varios beneficios, comer sano, más nutritivo, sin químicos, todo orgánico, y con un mejor sabor y calidad”, declaró.

La productora puso de relieve finalmente la importancia de poder trabajar cerca del hogar: “me siento muy orgullosa de lo que logramos, de nuestros propios productos jujeños, y de poder darlo a conocer. Nuestro suelo tiene muchas riquezas y tenemos que valorarlo”, concluyó.

El acto de entrega se concretó en el predio del Sr. Santiago Tolaba, en la localidad de Santuario, Abra Pampa.

P1230150

 

P1230154

 

P1230166

 

P1230119

 

Con gran satisfacción y optimismo, las Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuñas de Yavi (CAMDVY) y de Rinconada, finalizaron el Año Vicuñero 2018, junto a los equipos y funcionaros de los Ministerios de Ambiente, de Desarrollo Económico y Producción, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y la Subsecretaría de Agricultura Familiar (SAF).

IMG_1758

El último chakus del año se concretó en Suripugio, departamento de Yavi, con la presencia de las comunidades de la zona, representadas por Rosa Cruz y Vicente Gregorio; por el Gobierno de Jujuy, la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, acompañada del Secretario de Biodiversidad, Javier Gronda; además de Marcelo Echenique, del INTA; y Julio Sardina Aragón, de la SAF.

En la oportunidad, la titular de cartera ambiental acercó el saludo del Gobernador Gerardo Morales quien por razones de agenda se encontraba recorriendo otros territorios de la provincia: “para nosotros siempre es un gusto acompañarlos en estos procesos, y hoy en particular que es el último chakus del año quiero traerles el compromiso del gobierno para fortalecer este modelo que entendemos y estamos convencidos, tiene enormes potencialidades”.

Luego de evaluar el periodo 2018, que tuvo algunos contratiempos para las diferentes instituciones del orden nacional y provincial, la ministra Zigarán valoró que “no obstante pudimos garantizar el aporte que hacemos todos los años al trabajo de las comunidades”. Y agregó que “a pesar de las dificultades y complejidades, de restricciones muchas veces presupuestarias, hemos podido seguir aportando y garantizar este proceso”.

Destacó además el nivel de organización de los miembros de las comunidades: la distribución de roles, funciones y tareas. “Todos trabajan, todos saben lo que tienen que hacer. El nivel de organización que tienen en este proceso es admirable, y es un capital muy importante que nosotros valoramos. Así como también el liderazgo y la participación de las mujeres, lo que da cuenta del importante lugar que ellas ocupan en las comunidades y lo valioso de su figura y su trabajo”.

Por su parte, Rosa Cruz, referente de las CAMDVY, consignó que “en 2018 hemos podido aportar un granito de arena entre todas las comunidades y las distintas instituciones que participan. Por eso quiero agradecerles a todos”.

“Como siempre decimos termina un año vicuñero y empieza otro desafío –abundó-. Todavía tenemos mucho para trabajar; todos los que son parte de este proyecto, todos hemos aportado para mejorar el trabajo en las capacitaciones y los chakus y así tenemos que seguir”.

Finalmente, al referirse a los desafíos para el 2019, la líder se refirió al agregado de valor de la fibra de vicuña: “aún hay mucho por hacer, el agregado de valor es algo sobre lo que tenemos que trabajar. Esto lo hacemos con todas las comunidades y sin ellas no lo podríamos hacer. Siempre decimos que la CAMDVY hace a la fuerza. El desafío es de todos”.

Un modelo cultural, ambiental y productivo único

Luego de los chakus, los funcionarios y equipos se reunieron con las comunidades en el Salón Comunitario del pueblo de Suripugio. Oportunidad en la cual dialogaron sobre los desafíos y la potencialidad del proceso de esquila sustentable de vicuñas, y sobre la posibilidad de concretar un encuentro con el Gobernador para exponer los avances y dialogar de cara al futuro.

En este sentido, la ministra María Inés Zigarán puso de relieve el protagonismo de las comunidades manejadoras de vicuñas para llevar adelante los chakus, haciendo hincapié en que el modelo de Jujuy demuestra tener enormes potencialidades. De allí que se comprometió a gestionar un encuentro con el Gobernador para discutir estos temas.

“Cada vez estamos más convencidos que este modelo extraordinario es el correcto y el que tenemos que fortalecer; porque es un modelo comunitario, arraigado en lo cultural, socialmente justo, sustentable, donde las comunidades son las protagonistas y las que tienen el mayor beneficio de la comercialización; donde pueden también tener muchas nuevas oportunidades de agregado de valor”, dijo la funcionaria del ejecutivo.

En el mismo sentido se expresó el Secretario de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente, Javier Gronda al evaluar el trabajo durante todo el año. “Hemos concretado diecinueve chakus, y acopiado 392 kilogramos de fibra de vicuña, lo que representa un crecimiento considerable en comparación con los años anteriores”.

“Es el resultado –añadió- del trabajo articulado con el equipo del INTA y la SAF, y del compromiso de los técnicos Luis Biancucci, José Segovia, Claudia Aguilar, y Agustina Geronazzo, bajo la dirección de Álvaro Nuñez, director de Biodiversidad, Recursos Genéticos y Áreas Naturales Protegidas”.

Por su parte, Julio “Tojo”, técnico en terreno de la Subsecretaria de Agricultura Familiar que depende de la Secretaría de Agroindustria de Nación, agradeció la participación de los diferentes actores que acompañaron durante todo el año la realización de los distintos chakus, y sin los cuales no hubiera sido posible alcanzar los objetivos.

“Este año hemos duplicado la apuesta del trabajo en el territorio, aun a pesar de los percances. Y estamos finalizando con mucho éxito los chakus con las comunidades, llegando casi a los cuatrocientos kilogramos de fibra de vicuña”, evaluó.

Y al mismo tiempo dijo que “vamos a trabajar para fortalecer el trabajo el año que viene, priorizando la cadena de valor, el agregado de valor y la comercialización de la fibra”.

Finalmente, Marcelo Echenique (INTA), ponderó sobre todo el trabajo entre las distintas instituciones para garantizar el apoyo técnico y logístico en territorio. “Junto con la SAF y el Ministerio de Ambiente, que son dos instituciones estratégicas, hemos trabajado monitoreando y fiscalizando todo el trabajo, garantizando de este modo la legalidad del proceso y la trazabilidad de la fibra, en esta primera instancia”.

“Siempre hemos sido responsables con cada acción, fiscalizamos el trabajo, garantizamos el bienestar animal, y la trazabilidad de la fibra”, concluyó.

Vale la pena citar que de los chakus, participaron las Comunidades de Yavi: Inti Cancha, Suripugio, Larcas, El Cóndor, Quirquinchos, Cholacor, Escobar, Corral Blanco, Azul Kasa; y Lagunillas del Farallón, de Rinconada.

IMG_1764

 

IMG_1772

 

IMG_1778

 

IMG_1800

 

IMG_1815

Con suma expectativa dio inició una nueva temporada de esquila sustentable de vicuñas en silvestría, de la que participaron las Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuña de Yavi (CAMDVY), y nuevos territorios que se suman, bajo la asistencia del Ministerio de Ambiente de Jujuy a través de la Secretaría de Biodiversidad; la Secretaría de Pueblos Indígenas; el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción; la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF); el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA-Abra Pampa), entre otros actores.

CHAKUS EN FARALLÓN

La temporada 2018 de chakus, como se le conoce a esta práctica, comenzó en la localidad de Cholacor, departamento Yavi. Y participaron este año nuevamente las comunidades manejadoras de vicuñas de las regiones norte y sur de ese departamento. Se sumará además la comunidad de Lagunillas del Farallón que pertenece al departamento Rinconada.

La expectativa para este año es afianzar y mejorar los procesos de esquila de vicuñas en función de las experiencias pasadas, incorporando nuevos territorios, lograr acopiar una cantidad considerable de fibra de vicuña que además servirá de insumo para el aprovechamiento y desarrollo económico productivo de las comunidades puneñas.

El chaku es una técnica ancestral que consiste en el arreo de las vicuñas hacia un corral en el que se las encierran temporalmente evitando al máximo posible la generación de estrés; luego se seleccionan aquellas vicuñas que están en condiciones de ser esquiladas, y al terminar el proceso, que dura alrededor de 4 a 5 horas, los ejemplares capturados son liberados. Se trata de una práctica que reúne valores culturales, sociales, económico-productivos, y ambientales.

Vale la pena destacar que recientemente la esquila de vicuña en silvestria y aprovechamiento de su fibra por parte de las comunidades indígenas de la Puna de Jujuy, fue seleccionada entre las 10 menciones honrosas en la convocatoria “10 Iniciativas innovadoras y escalables para el desarrollo rural sostenible de América Latina y el Caribe”, que realizó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

CHAKUS

 

Se concretó el Taller de capacitación en metodologías de evaluación de la desertificación para la región de la Puna, destinado a transferir a los recursos humanos locales, el conocimiento del Observatorio Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación (ONDTyD) sobre metodologías de evaluación de la desertificación para la región norte de nuestra provincia.

IMG_9984
Manejo Sustentable de Tierras en la Puna

Del mismo participaron los equipos del Ministerio de Ambiente de Jujuy liderado por María Inés Zigarán, junto a involucrados en áreas de trabajo relacionadas a Degradación de las Tierras, Desertificación, Ordenamiento Territorial y Análisis Territorial, Cartografía de los recursos naturales, Ecología del paisaje u otras similares.

Se trata de una actividad que contó además con la presencia de miembros del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF), de profesionales de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu), y del Observatorio Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación (ONDTyD), que bajo la coordinación general del Instituto Argentino de Investigación en Zonas Áridas (IADISA) fue contratado para el seguimiento y estudio de prácticas MST en los Sitios Específicos de Intervención (SEI).

El Curso Taller se inscribe en el marco del Proyecto “Manejo Sustentable de Tierras en las Zonas Secas del Noroeste de Argentina”, llevado adelante por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como Agencia de Implementación. Cuenta además con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM, GEF su sigla en inglés). Y es implementado y articulado en Jujuy a través de la Dirección de Ordenamiento Ambiental del Territorio, punto focal del proyecto.

El problema de la desertificación

A propósito de la problemática de la desertificación, Hugo Iza, coordinador nacional del Proyecto MST NOA-Cuyo, explicó que se trata de una situación que afecta a más del 60 % del territorio de Argentina.

“La desertificación se presenta sobre todo en las zonas secas y secas húmedas; en particular, las que integran el mundo andino”, precisó Iza. Y al mismo tiempo dijo que “una de las ecorregiones que por sus condiciones se ve seriamente afectada por la desertificación y la degradación de tierras como consecuencia de la desertificación, es la Puna jujeña”.

En este sentido, y refiriéndose en particular al objetivo del Taller, declaró: “entendemos que es importante disponer de metodologías que permitan hacer una evaluación de la desertificación, de manera que todos los técnicos que trabajan en el territorio, los investigadores, los docentes universitarios, los productores, los decisores, cuenten con recursos que les permitan dimensionar y medir la desertificación y hablar el mismo idioma”.

En el mismo sentido se manifestó Elena Abraham, directora del Centro Científico y Tecnológico CONICET – Mendoza, al decir que el proyecto apunta a la degradación y la desertificación, que es la perdida de la capacidad productiva de la tierra relacionada con las comunidades.

“La idea de la capacitación es que todos usemos las mismas herramientas con un método de trabajo común, para que los resultados sean comparables entre si y podamos trabajar toda la degradación en este inmenso de tierra seca que tiene nuestro país y en especial en estas provincias en las que se llama fitogeográfica de monte”, concluyó la especialista.

Proyecto MST NOA-Cuyo

El Proyecto “Manejo Sustentable de Tierras” (MST NOA-Cuyo), tiene la finalidad de mantener y mejorar el flujo de los servicios agro-eco sistémicos para sostener las formas de vida de las comunidades rurales y reducir la presión sobre los recursos naturales por los usos de la tierra.

En este sentido, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (MAyDS) implementa el Proyecto MST NOA-Cuyo, que se implementa en las provincias de Catamarca, Tucumán, y La Rioja, en la ecorregión Monte de Sierras y Bolsones; Jujuy y Salta, en la ecorregión Puna; y Mendoza, San Juan y San Luis, en la ecorregión Monte de Llanuras y Mesetas.

Para el seguimiento y estudio de las practicas MST en los Sitios Específicos de Intervención (SEI) se está llevando a cabo la consultoría “Identificación, monitoreo y evaluación de la implementación de prácticas de manejo sustentable de tierras en los tres sitios específicos de intervención del Proyecto MST NOA-Cuyo” la cual está siendo desarrollada por el ONDTyD, bajo la coordinación general del IADIZA.

El ONDTyD trabaja de manera articulada al proyecto para el establecimiento de la Línea de Base, el monitoreo de impacto de la implementación y principalmente para el establecimiento de capacidades provinciales en materia de evaluación y monitoreo de la degradación de tierras y la desertificación con base en metodologías acordadas interinstitucionalmente y utilizadas a nivel nacional.

 

IMG_9987

 

IMG_9990

Se reunieron en Jujuy comunidades andinas manejadoras de vicuña de Perú, Bolivia y Argentina, para intercambiar experiencias de trabajo en relación a los procesos de esquila y un posterior aprovechamiento productivo de la fibra. Fueron invitadas además las comunidades de Chile y Ecuador, con quienes se integra el Convenio Internacional para la conservación y manejo de la Vicuña, pero por razones particulares no pudieron asistir a la cita.

WhatsApp Image 2017-12-20 at 8.18.10 AM

Durante tres días el pueblo de Yavi en Jujuy fue sede del Segundo Encuentro de Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuñas, del que participaron además de los pobladores locales y de otros territorios de la Puna, miembros de comunidades de Catamarca y Salta, y de los países hermanos de Bolivia y Perú, que también conservan una experiencia ancestral respecto al trabajo de aprovechamiento de la fibra de vicuña.

Participaron en el acto de apertura, la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán; la Secretaria de Pueblos Indígenas, Natalia Sarapura; la Secretaria de Desarrollo Productivo del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, Patricia Ríos; el Coordinador en Jujuy de la Secretaria de Agricultura Familiar (SAF), Hugo Sánchez; el Director local del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Marcelo Echenique; el Comisionado Municipal de Yavi, Luciano Martínez; el Secretario de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente, Javier Gronda; el Director de Biodiversidad y Recursos Genéticos de la misma cartera, Álvaro Núñez; la diputada provincial, Alejandra Elías; referentes del Ministerio de Producción de Nación que acompañan y sostienen las iniciativas; y los técnicos que llevan adelante los procesos de esquila y que pertenecen a los distintos organismos del estado provincial y nacional.

En la oportunidad, la referente de la cartera ambiental acercó el saludo del Gobernador Gerardo Morales.  “Les traigo el renovado compromiso de nuestro gobernador con quien reconocemos en los procesos de esquila de vicuña en silvestría una verdadera oportunidad de desarrollo sustentable y productivo, recuperando valores culturales, comunitarios, ambientales, y de respeto, que abogamos se hagan extensivos en todas las prácticas ciudadanas”, dijo la funcionaria.

Al mismo tiempo celebró la ocasión y la motivación de las comunidades de Yavi que organizaron el evento, destacando el protagonismo de los hombres y mujeres de las comunidades andinas que buscan fortalecer sus capacidades, intercambiar conocimientos, y participar de procesos de transferencia de tecnologías. “Esperamos y hacemos votos –insistió- para que eventualmente puedan constituir acuerdos programáticos para mejorar los procesos que permitan un mejor aprovechamiento de la fibra, siempre desde la perspectiva de la conservación de la especie y buscando agregarles valor pensando ya en la posterior comercialización y exportación de productos”.

Una práctica culturalmente sustentable

En igual sentido, la Ministra María Inés Zigarán ponderó el modelo de esquila comunitaria de la vicuña en silvestría, diciendo que “es un modelo importante y único en el país, que es necesario potenciar y visibilizar, porque reúne los valores ambientales de cuidado de la especie, con los valores ancestrales de respeto y reciprocidad de las comunidades indígenas”.

“Y porque, además –insistió- ese vínculo particular con la especie está atravesado por la cosmovisión y los pensamientos de las comunidades indígenas, para quienes no hay una diferencia tajante, sino que animales y humanos formamos parte de un mismo sistema”.

Al referirse al compromiso del Gobierno, la titular de ambiente explicó que van a seguir acompañando los procesos de capacitación de las comunidades y de las esquilas, respetando siempre el protagonismo de las comunidades que son las principales beneficiarias, y respetando igualmente la decisión de que el 10 % de la fibra cosechada que le corresponde al estado siga quedando en manos de las comunidades para el proceso de agregado de valor.

De hecho, recordó que gracias al trabajo de todos los equipos institucionales este año pudieron duplicar el número de chakus, incorporando nuevas comunidades de la Puna, e incrementando la cantidad de fibra esquilada.

“En el marco de las estrategias del Jujuy Verde y del desafío de construir una identidad provincial asociada al cuidado del ambiente y a la diversidad cultural que constituye nuestra provincia, nos parece sumamente importante acompañar este tipo de procesos”, consignó Zigarán.

Aprendiendo de los valores culturales de las comunidades

Por otro lado, los presentes hicieron votos para que el encuentro concluya con un programa de acción de las comunidades de los cinco países que son signatarios del Convenio Internacional de la Vicuña. Un acuerdo que les permita a todas las comunidades poder resolver problemáticas asociadas a las diferentes etapas del proceso: tanto las relacionadas con la conservación de la especie, el combate frente a las amenazas de la casa furtiva, como así también todos los desafíos que tienen pendientes en materia de aprovechamiento comercial de la fibra, y de agregado de valor.

“Mi intención es que puedan salir de ese acuerdo programático decisiones que empoderen a los pueblos y los ponga en una situación de mejores condiciones para conseguir los recursos que le permitan un mejor aprovechamiento de la fibra de vicuña; y que les posibilite a las comunidades mejorar su economía complementaria y generar oportunidades de desarrollo, de crecimiento y de mejora de la calidad de vida”.

Finalmente, retomó las enseñanzas de las comunidades que ponen en juego sus valores en todo lo que realizan: “deseamos también que estos procesos ayuden a que el estado desaprensa viejas prácticas de la gestión pública que tienen que ver con resabios coloniales, y reaprendamos otras prácticas democráticas que incorporen y fortalezcan el dialogo con las comunidades indígenas; un dialogo a través del cual podamos construimos a partir de aprendizajes comunes, reconociendo la riqueza que habita en los pueblos indígenas”.

WhatsApp Image 2017-12-20 at 8.18.10 AM (1)

WhatsApp Image 2017-12-20 at 8.18.11 AM

WhatsApp Image 2017-12-20 at 8.18.12 AM

Los equipos técnicos de la Dirección de Suelo de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, y de la Dirección de Ordenamiento Territorial del Ministerio de Ambiente, se encuentran desarrollando diversas acciones con los municipios de la Quebrada y Puna, con el fin de realizar una adecuada gestión y uso sustentable del suelo en esa región.

Composteras
Provincia y municipios trabajan para un uso sustentable del suelo

En este sentido, se hizo entrega de bolsines de diferentes tamaños a la Municipalidad de la Quiaca, obtenidos a través de fondos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), los cuales serán usados para la realización de árboles que serán entregados a productores de la zona, para que formen cortinas forestales en el área donde realizan producción agrícola, lo que permitirá frenar el viento y evitar la erosión de la tierra.

Cabe destacar que desde el Ministerio de Ambiente ya se había realizado para este municipio el sistema de riego por micro aspersión para los cuatro viveros que poseen. Además, se estima colaborar con placas de policarbonato para el techado de los mismos.

Por otra parte, el Secretario de Bromatología y Medio Ambiente de La Quiaca, solicitó al equipo técnico del Ministerio de Ambiente que se les brinde una capacitación en lombricultura para disponer de un lombricario que permita a su vez producir tierra fértil y usarla para los plantines de árboles.

Se acordó además con la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) entregar composteras para la producción de bioabono en Chalguamayoc.

En El Cóndor se entregaron carretillas, se realizó el techado del vivero con placas de policarbonato que también financió el PNUD, y se está desarrollando el sistema de riego por microaspersión. Es importante destacar que en esa localidad ya se vieron los resultados de las composteras que se les había entregado tiempo atrás, ya que están obteniendo bioabonos que los productores podrán usar para sus producciones.

En esa localidad, y en Yavi, se realizó monitoreo de composteras y lombricarios, para analizar su funcionamiento, y se brindó las recomendaciones respectivas.

Techado de viveros 2

 

 

 

Bioabono obtenido

 

Techado de Viveros

Con el desafío de fortalecer y ampliar las competencias de las comunidades de la Puna para la esquila de vicuñas en silvestría, el equipo de la secretaría de biodiversidad del ministerio de ambiente de Jujuy, se encuentra desarrollando reuniones quincenales junto con referentes del ministerio de producción provincial y nacional, así como con expertos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la Secretaría de Agricultura Familia (SAF), y el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar (IPAF).

IMG_5978
Buscan estimular la esquila de vicuña y agregarle valor a la fibra

El propósito es avanzar en estrategias para el fomento de la actividad en pueblos que aún no la practican y que tienen la intención de hacerlo, así como profundizar la esquila sustentable en aquellos sitios que la utilizan como medio de desarrollo productivo local para beneficio de los miembros de sus comunidades.

Así lo expresaron oportunamente el gobernador Gerardo Morales y la ministra de ambiente María Inés Zigarán, quienes describieron la práctica de la esquila y el agregado de valor como la oportunidad para que los pueblos del norte de la provincia puedan desarrollar emprendimientos sustentables que les permitan a sus habitantes forjar proyectos sostenibles a mediano y largo plazo.

El secretario de biodiversidad del ministerio de ambiente, Javier Gronda, explicó en este sentido que “por un lado buscamos potenciar las capacidades de las comunidades de la Puna que ya vienen realizando chakus y esquilas de vicuña, y además avanzar con nuevas comunidades que quieren sumarse al desafío de realizar el proceso”.

“Y por el otro, queremos darle valor agregado a ese vellón, transformándolo en un producto manufacturado que permita el desarrollo de emprendimientos artesanos de la Quebrada y de la Puna, recuperando técnicas ancestrales e incorporando diseño local de elevada calidad”, agregó.

Para concretar este propósito, el funcionario explicó que además se requiere de la incorporación de maquinaria y tecnología que permitan mejorar el proceso de esquila, haciéndolo más eficiente. Siempre desde una perspectiva respetuosa del animal y en el marco de un aprovechamiento sustentable.

Asimismo destacó que se trata de una articulación entre diferentes actores: el Ministerio de Ambiente que es el organismo de aplicación provincial de la Ley de manejo sustentable de la vicuña, el Ministerio de Producción local así como el nacional, el INTA de Abra Pampa, la SAF, y el IPAF.

Hacia la manufacturación de la fibra

En el marco de los encuentros, del que participan además técnicos de la secretaría de biodiversidad del ministerio de ambiente, se trabaja en mejorar los chakus con el concurso de las comunidades y los pobladores andinos de la puna. Pero además posteriormente sumar valor agregado al proceso a través de la manufacturación de la fibra.

“El pedido del gobernador y de la ministra tiene que ver con que logremos incorporar una economía virtuosa, dentro de la cual podamos elaborar productos con un valor agregado que potencie el desarrollo de mano de obra local”, explicó el secretario de biodiversidad.

Finalmente, a propósito del mandato del gobernador Morales para ampliar la cantidad de chakus que se realizan en la provincia, Gronda dijo que “apostamos a llegar por lo menos a 25 chakus este año, es un gran desafío y estamos trabajando con las comunidades para alcanzarlo”.

Participaron del encuentro el secretario de desarrollo productivo del ministerio de producción de Jujuy, Carlos Luque; el delegado provincial de la secretaría de agricultura familiar, dependiente del ministerio de agroindustria de nación, Hugo Sánchez; del IPAF, Mariana Quiroga, del INTA Abra Pampa, Marcelo Echenique junto a Hugo Lamas; del programa Nodos del ministerio de producción, Jorge Fernández; y los biólogos del ministerio de ambiente de Jujuy, Luis Biancucci y José Segovia.

IMG_5974
Buscan estimular la esquila de vicuña y agregarle valor a la fibra

Finalizó el periodo de chakus en Jujuy con un balance verdaderamente positivo, desde el cual el gobierno a través del ministerio de ambiente destaca no solo el éxito del trabajo comunitario sino también los valores culturales involucrados en el proceso.

 

Los chakus como expresión del trabajo comunitario y los valores culturales
Los chakus como expresión del trabajo comunitario y los valores culturales

 

El 2016 significó un año alentador en términos de esquila sustentable de fibra de vicuña, sobre todo para las comunidades manejadoras de vicuñas. Doce chakus se concretaron, con la participación de los pueblos del departamento de Yavi involucrados en el proceso, coordinado por la secretaria de biodiversidad del ministerio de ambiente, y con el asesoramiento de los equipos técnicos de la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF), el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (IPAF), y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

En oportunidad del ultimo chaku, celebrado en la comunidad de Suripujio, participaron la ministra de ambiente, María Inés Zigarán, y el ministro de desarrollo económico y producción, Juan Carlos Abud Robles; ambos acompañados por sus equipos técnicos.

Estuvieron presentes también la directora de relaciones institucionales, Silvia Oller; la directora de control productivo y comercial, Patricia Ríos; el director de agencia de comercialización, Gabriel Márquez; el director de recursos genéticos y protección de la biodiversidad, Álvaro Núñez; la directora de áreas protegidas, Mercedes Zamorano; miembros del INTA, de la SAF, y del IPAF.

La titular de ambiente destacó que fue un año productivo, considerando que se concretaron doce chakus y se acopió una gran cantidad de fibra de vicuña para aprovechamiento exclusivo de las comunidades.

“Se trata de un proceso que tiene características particulares en nuestra provincia, porque a los valores de la conservación de la especie se le suman los valores culturales, que están dados por las prácticas ancestrales de manejo de la fauna de las comunidades indígenas del departamento de Yavi”, ponderó Zigarán.

La titular de la cartera ambiental precisó además que “el proceso es importante porque está caracterizado por lo ambiental, pero también está atravesado por una riqueza cultural que nosotros valoramos, destacamos y queremos potenciar”.

Zigarán aclaró que no obstante quedar desafíos pendientes, como por ejemplo el de la comercialización de la fibra, “estamos trabajando con el ministro Abud Robles, justamente para que nos ayuden a fortalecer y a desarrollar toda esa etapa de la comercialización, siempre por supuesto con acuerdo de las comunidades manejadoras que son las propietarias de las fibras”.

Luego de explicar que la fibra de vicuña está siendo cada vez más cotizada y valorada en los mercados internacionales, la funcionaria destacó el modelo de Jujuy en materia de conservación y aprovechamiento sustentable de la vicuña.

“Jujuy va a vender en el mundo ese modelo, ya que al momento de la valoración de la fibra a nivel internacional hoy se tiene en cuenta no solo la calidad sino también el proceso de obtención, los valores culturales que están involucrados en ese proceso, y la historia que hay detrás de esa fibra”.

“Las comunidades pueden vender y comercializar entonces esa fibra –agregó- insertándola internacionalmente, destacando no solo la calidad sino también toda la historia milenaria, cultural, el bagaje y el trabajo colectivo que hoy hacen las comunidades y todos los valores que están en ese modelo”.

Finalmente, la funcionaria anticipó que el 21 de diciembre participará junto al gobernador Gerardo Morales, de la mesa vicuñera en la comunidad de El Cóndor, en la que también estarán presentes todos los actores con quienes se evaluará el año transcurrido, los logros, las potencialidades y los desafíos.

“Quiero destacar –concluyó Zigarán-  que el gobernador dispuso que este año el 10 % de la fibra que correspondía al estado provincial y que debía ir a un fondo específico, sea cedido a las comunidades indígenas para su beneficio, aprovechamiento y desarrollo”.

 

El 2016 significó un año alentador en términos de esquila sustentable de fibra de vicuña
El 2016 significó un año alentador en términos de esquila sustentable de fibra de vicuña

 

Doce chakus se concretaron, con la participación de los pueblos del departamento de Yavi involucrados en el proceso
Doce chakus se concretaron, con la participación de los pueblos del departamento de Yavi involucrados en el proceso

 

El último chaku, celebrado en la comunidad de Suripujio
El último chaku, celebrado en la comunidad de Suripujio

 

La fibra de vicuña está siendo cada vez más cotizada y valorada en los mercados internacionales
La fibra de vicuña está siendo cada vez más cotizada y valorada en los mercados internacionales

 

 

 

 

 

 

Con el propósito de mitigar la degradación del suelo y recuperar las zonas afectadas en comunidades de Quebrada y Puna, la Dirección de Ordenamiento Ambiental del Territorio, dependiente del Ministerio de Ambiente, se encuentra trabajando sobre prácticas piloto con el apoyo de la cartera de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, que es el organismo encargado de ejecutar un Proyecto del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

P1060133
Se trata de un Proyecto GEF, del Fondo para el Medio Ambiente Mundial en el NOA y la región de Cuyo, que busca recuperar los territorios degradados.

Se trata de un Proyecto GEF, del Fondo para el Medio Ambiente Mundial en el NOA y la región de Cuyo, que busca recuperar los territorios degradados, mantener los servicios eco sistémico a través de la implementación de un plan de manejo y uso del suelo, y mejorar los medios de vida rural.

La directora de Ordenamiento Ambiental del Territorio, Susana Amador, explicó que vienen trabajando con las comunidades a través de diversos encuentros, y en un trabajo coordinado en el territorio con técnicos del Instituto Nacional para la Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF).

“Concretamos un taller de inicio a través del cual presentamos el proyecto que se implementará en las comunidades, sobre todo en lo que se refiere a la agricultura y la ganadería”, describió.

Amador dijo que «llevamos a cabo varias reuniones y vamos a concretar otras tantas, con los beneficiarios de las comunidades de Queta, Quebraleña, Orosmayo, Puesto del Marqués, La Quiaca, Yavi, El Cóndor”.

Por otro lado, el asesor para el Ministerio de Ambiente, experto en cambio climático, Adolfo Kindgard, relató que se está avanzando sostenidamente en la implementación de prácticas piloto que tienden a reducir o mitigar el efecto de la desertificación en la Quebrada y la Puna de Jujuy.

Sobre los factores que influyen en la degradación del suelo, precisó que “hay un antecedente que es un Proyecto LADA, que es un proyecto internacional del que Argentina formó parte, y que identificó los factores más importantes de la desertificación en Jujuy, esto es: el sobrepastoreo localizado, la extracción de leña que genera erosión eólica sobre todo, la perdida de suelo, entre otros”.

Áreas a trabajar

En concreto, el proyecto denominado MST NOA en zonas secas del noroeste argentino, busca introducir el concepto de sostenibilidad en el aprovechamiento que las comunidades hacen del suelo. Que sus miembros entiendan la importancia del balance entre lo que extraen y lo que pueden aportar nuevamente al sistema natural.

En el caso de la leña, por ejemplo, se intenta fomentar el uso de cocinas que reduzcan el consumo diario del recurso; y también diseminar en la comunidad la idea de que los arbustales no pueden ser extraídos sino hasta cierta cantidad, porque de lo contrario el suelo comienza a degradarse.

Lo mismo ocurre con el pastoreo. Es importante definir cuánto pasto se tiene disponible por hectárea en función de los animales que pastan en la zona. Por eso es fundamental disponer de un potrero, definir una distribución estratégica del agua, poder elegir en qué momento se disponen los animales en cada potrero, etc.

“Solo de esta manera se puede pensar en un balance que permita alcanza la sostenibilidad a largo plazo. Es decir, para que las próximas generaciones puedan seguir produciendo”, concluyó Kindgard.

P1060104
Es un trabajo coordinado en el territorio con técnicos del Instituto Nacional para la Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF).

 

P1060088
El asesor para el ministerio de ambiente, experto en cambio climático, Adolfo Kindgard, relató que se está avanzando sostenidamente en la implementación de prácticas piloto.

 

P1060118
En concreto, el proyecto denominado MST NOA en zonas secas del noroeste argentino, busca introducir el concepto de sostenibilidad en el aprovechamiento que las comunidades hacen del suelo.