Fraile Pintado | Juegos Evita |
De playa.

Juegos Evita: jujeños en plena competencia

La delegación jujeña en pleno comenzó a competir en los Juegos Nacionales Evita de Playa, que se desarrollan en Chapadmalal

El fútbol masculino, representando por el equipo de Fraile Pintado, fue protagonista de la mayor polémica de la jornada cuando el árbitro principal le dio por ganado el partido sobre San Luis, pero luego volvió sobre sus pasos por las quejas de los puntanos e hizo patear penales, al considerar que se equivocó. La suerte favoreció a San Luis, que se impuso 2 a 1, tras supuestamente igualar 7 a 7.

A la mañana, los chicos dirigidos por Viviano Giménez habían derrotado con solvencia a Tucumán por cinco a dos.

Por su parte, el representativo femenino en este deporte cayó en su debut en manos de La Pampa por 7 a 0, pero luego se recuperó y venció por penales a Santiago del Estero, luego de empatar 3 a 3. En el global fue 5 a 4.

Dispares suertes tuvieron los combinados de handball masculino y femenino que cayeron en sus respectivas presentaciones. Los varones fueron derrotados por Buenos Aires y San Luis respectivamente; mientras que las chicas perdieron ante Santiago del Estero y Chaco.

En vóley femenino, la dupla Marisol Amalia Pantoja y Camila Lucero Tarcaya no pudo avanzar de ronda, al caer en sus dos encuentros. Pero los varones, Mauricio Martínez y Tiago Garnica, ganaron uno a Tierra del Fuego y fueron derrotados en otro ante Corrientes, jugando desde hoy por el noveno lugar.

Mientras que en natación aguas abiertas Alexander Leonel Villarroel y Guadalupe Celeste Peralta cumplieron una buena actuación, ubicándose 14º y 21º respectivamente.

También compitieron en acuatlón Franco Calizaya y Julieta Ibáñez.

Y finalmente, en lucha, Alejo Nahuel Torres y Valentina Victoria Velázquez se impusieron en un combate y cayeron en otro, teniendo chances concretas de continuar en competencia.

Así transcurrió el primer día de los jujeños en estos Juegos, donde hubo de todo: polémicas, alegrías y hasta alguna lágrima derramada por una derrota injusta.